Nick Cave habla por primera vez sobre la muerte de su hijo

En julio de 2015 el músico australiano Nick Cave recibió la trágica noticia de la muerte de su hijo de 15 años, Arthur Cave (uno de sus gemelos) tras consumir LSD junto a un amigo y caer de un acantilado en Brighton, Inglaterra. El joven fue trasladado de inmediato al hospital de Royal Sussex Country, donde lamentablemente falleció esa misma noche. Fue así cómo su padre entró en una gran depresión que culminó en su último álbum Skeleton Tree.

La depresiva oscuridad de este material vino acompañada de un documental en blanco y negro (One More Time With Feeling), en el que Cave apenas y menciona al accidente como inspiración a la hora de trabajar en los nuevos temas. Después de un año y medio desaparecido, el pasado mes de enero regresó a los escenarios y desde entonces ha dado varias entrevistas, aunque decidió guardar la exclusiva y habló por primera vez sobre la muerte de su hijo en The Guardian.

Siento que tengo muchas cosas que me gustaría decir sobre Arthur, pero he tenido mucho miedo de hacerlo. Escribí muchas canciones después de que Arthur muriera, pero sentí que de alguna forma eran una traición a lo que todos sentimos en esos momentos o una traición al mismo Arthur; que no poseían la requerida búsqueda emocional, así que las descarté… De cualquier forma. Pero estoy escribiendo cosas nuevas. Muchas cosas nuevas.

Nick Cave asegura que decidió tomarse un descanso de los escenarios, pues no quería que su duelo lo acompañara a la hora de los conciertos y la gente creara esta vibra de nostalgia en lugar de disfrutarlos de forma adecuada. Aunque está agradecido de haber atravesado esto con ayuda de sus fans, pues de lo contrario habría sido más difícil de lo que él pensaba.

Es difícil saber qué lo que puedas decir, servirá de ayuda. La gente suele decir que no pueden imaginar cómo se siente perder a un hijo, pero de hecho si pueden – pueden imaginar como sería… Hay mucho que decir sobre el duelo, especialmente sobre la sabiduría que encuentras en la soledad. Personalmente descubrí que ese no fue mi caso. La buena voluntad que recibimos después de la muerte de Arthur de gente que no conocíamos, sobre todo a través de redes sociales, gente a quien le gustaba mi música y su alcance, fue extraordinario. Esto tuvo mucho que ver con la película de Andrew y siempre estará agradecido por esto. El golpe emocional que desató en la gente y la forma en la que escribieron sobre su propio duelo y tristeza fue monumental e increíblemente útil para mí y mi familia.

Parece que las cosas pintan bien para Nick Cave & The Bad Seeds por un tiempo. Si aún no han tenido la oportunidad de escuchar este excelente material, aquí les dejamos el enlace.

 

Comentarios