Más castigo, imposible: a Duarte lo empujan… y hasta destruyen comida que guarda, acusa abogado

La vida en la prisión guatemalteca ha sido muy dura para Javier Duarte. Casi tirándole a infernal ¿Lo golpean los custodios?, ¿se tiene que rifar un tiro diario con algún líder de “La Mara”?, ¿está confinado a una bartolina? Ehhh, más o menos.

Según Carlos Israel Velázquez, abogado defensor del exgobernador de Veracruz, su cliente es maltratado y acosado por guardias del centro en el que se encuentra recluido. En entrevista con Carlos Loret de Mola, Velázquez relató que Duarte… (pueden dejar de leer si son demasiado sensibles) recibe empujones por parte de los custodios. Incluso el daño contra el exmandatario es psicológico, ya que han amenazado con “propiciarle (sic) descargas de gas”.

¿Propiciarle?, ¿le van a dar muchos frijoles? Eso no detalló el abogado. Lo que sí remarcó, fue el hecho de que su cliente tenía guardado uno que otro pequeño refrigerio para aguantar los prolongados ayunos (de dos horas) a los que lo someten. Sin embargo, los manchados guardias “le destruyeron algunos alimentos que él poseía para su subsistencia”.

Esperando que Javidú se crezca al castigo y aguante, como los grandes, los brutales castigos a los que es sometido, Velázquez señaló que ya se solicitó a las autoridades guatemaltecas “una acción de exhibición personal (habeas corpus) en favor del señor Duarte”. De acuerdo con Animal Político, luego que se verifique el estado en que se encuentra el buen Javiercín, se harán los correspondientes señalamientos para que resguarden los intereses y derechos humanos del susodicho.

Twitter

Al respecto, el director del Sistema Penitenciario de Guatemala, Nicolás García Fuentes, dijo que no manche Javidú, pues si no está en un hotel al exgober se le aplicó un registro rutinario de celda… como se el que se le hace a cualquier otro preso. Ahora que, si no le pareció, está en todo el derecho de hacer los reclamos correspondientes.

El señor mostró molestia porque pidió que la requisa (revisión) fuera a todos. Sin entender que son procedimientos específicos de seguridad y control. Al señor se le han respetado sus derechos, es un recluso más y la Dirección del Sistema Penitenciario no hace preferencias con ninguno. Está en todo su derecho de interponer las acciones que le convengan.

No es la primera vez que Javidú se nos pone diva: anteriormente pidió que le dieran chance de meter una cama a su celda; aparte, que le dejaran echar la cábula con los demás presos (ya que -según- lo tenían aislado). Para rematar sus jocosas exigencias, el exgobernador pidió cancha para seguir dando forma a su trabajado físico… que lo dejaran hacer ejercicio. Lo que no ha dicho es quién lo privó de ese derecho durante tantos años.

Comentarios