Medios y la propia Procuraduría revictimizaron a Lesby, joven hallada en la UNAM

El cuerpo de una mujer fue hallado en las inmediaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) el miércoles 3 de mayo. En los jardines aledaños al Instituto de Ingeniería, para ser más exactos. El cuerpo fue descubierto atado a una caseta de teléfono público. Sin identificación ni documento alguno. La identidad de la joven no pudo ser corroborada hasta ayer, 4 de mayo. Su presunta pareja sentimental la identificó como Lesby, de 22 años. Una chica que paseaba perros, no era estudiante de la Máxima Casa de Estudios y vivía en una zona cercana a Ciudad Universitaria. Al mismo tiempo comenzó un proceso de revictimización. Algunos medios de comunicación hicieron énfasis en algunas de las descripciones que el testigo hizo sobre Lesby. “Identifican a joven hallada muerta en #CU; tenía problemas con alcohol y no era estudiante de la @UNAM_MX”, tuiteó Grupo Fórmula. Ahhh, entonces no hay problema alguno. ¡Qué alivio!

Radiofórmula revictimiza a joven muerta en la UNAM
Foto: Twitter

Lamentablemente, en mayor o menor medida, este discurso fue replicado por muchos diarios y portales. Peor aun: la narrativa en que se revictimiza y minimiza a la joven Lesby vino desde nuestras propias autoridades capitalinas. En la cuenta de Twitter de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) se publicaron varios mensajes sobre el caso: sin tacto, echándole la culpa a la víctima y como justificando lo que le pasó. “La mujer hallada sin vida en jardines de las instalaciones de la UNAM fue identificada por familiares”, inició el lamentable relato. “Su madre y novio aseguraron que ella ya no estudiaba desde 2014 y dejó sus clases en CCH Sur, donde debía materias”, continuó la dependencia dirigida por Rodolfo Ríos. Entonces no hay pedo, ¿no? O sea, debía materias y ya no estudiaba. Pinche huevona. “El novio, con quien la víctima vivía, informó que él trabaja en el área de intendencia de la Preparatoria 6”, se pudo leer en otro de las publicaciones. Chale, aparte de burra era puta y vivía con el novio. Entonces se lo merecía, parece que fue el razonamiento de nuestras autoridades.

Y para rematar: “El día de los hechos la pareja se reunió con varios amigos en CU, donde estuvieron alcoholizándose y drogándose”. Ya está. Caso cerrado. Se lo buscó. Las cosas malas sólo le pasan a la gente mala. A los pecadores, pues. Lesby no estudiaba, debía materias, tomaba alcohol y vivía con su novio. Puras cosas malas y amorales. Sin escrúpulos. Cosas, pues, que hacen todos los jóvenes. Bajo estos parámetros, ¿qué porcentaje de nuestra sociedad correría la misma suerte que Lesby? ¿si algo nos llegara a pasar, qué dirían las autoridades sobre nosotros? ¿que también nos lo buscamos? ¿que fue nuestra culpa?

PGJ CDMX revictimiza a Lesby, joven hallada muerta en la UNAM
Foto: Twitter

Tirándose la pelotita

La dependencia borró los tuits sobre el caso de Lesby debido a las duras y numerosas críticas que recibieron a través de las redes sociales. Varios usuarios le recriminaron a la PGJCDMX su falta de ética y el mal tratamiento que le dieron al tema. Rodolfo Ríos Garza salió más tarde a comentar que los tuits emitidos por el área de COMUNICACIÓN SOCIAL de la dependencia eran inapropiados. El procurador, aseguró, dio la orden para que las ofensivas publicaciones fueran bajadas inmediatamente de Twitter debido a que eran contrarios a los protocolos y principios de la PGJCDMX. “Jamás, la conducta, la vida privada o la condición social de una víctima afectará una investigación. He instruido rectificar este grave error”, dijo el procurador Ríos Garza.

La cuenta de la PGJCDMX indicó que, efectivamente, se “rebasaron principios” de la dependencia y que el departamento de comunicación social ofrecía una disculpa “ante grave error”.

#Simematan

Usuarios de Twitter se manifestaron contra el mal manejo de la dependencia utilizando el hashtag #simematan. Los tuiteros criticaron la revictimización de Lesby además de ironizar sobre el discurso justificador de la violencia por parte de la dependencia. En un país donde más de 10 mil mujeres han sido asesinadas desde 2012, las autoridades no pueden ser las primeras en pasar por alto el problema.

 

Comentarios