Una vez más, estudio confirma los videojuegos no incitan la violencia

En el pasado, muchísimas personas han asumido que la violencia en los videojuegos es la mayor causa de que ciertos individuos desarrollen un comportamiento agresivo y hasta cometan actos atroces. Sin embargo, en más de una ocasión se ha podido comprobar que ese argumento es totalmente falso y un estudio reciente ha llegado para confirmarlo una vez más.

Una nueva investigación en China, publicada por un equipo formado en la Southwest University, ha retado a la teoría popular mediante un experimento que mide los niveles de empatía de varios jugadores.

Los estudiosos simplemente mostraron 80 imágenes a los voluntarios, donde se podía ver a individuos en situaciones de extremo dolor para determinar si provocaban alguna reacción en ellos. Al mismo tiempo, los participantes resolvían ciertas preguntas acerca de su gusto en ciertos géneros de videojuegos, para dividirlos en categorías y así, poder determinar si había alguna clase de influencia por medio de resonancias magnéticas.

Videojuegos - Estudio de sensbilidad

Estudios que determinan la influencia de la violencia en los videojuegos

Como era de esperarse, los resultados demostraron que ninguna de las personas en el experimento había perdido la sensibilidad al sufrimiento de sus semejantes.

Los resultados en las resonancias magnéticas mostraron que hay una diferencia significante entre ver imágenes con personas experimentando dolor y observar otras donde eso no ocurre, se lee en las conclusiones del estudio. Esto puede indicar que la exposición a la violencia en largos periodos de tiempo no está directamente asociada con la total falta de sensibilidad a la violencia real, especialmente si se habla de dolor inflingido a otros.

Así que ahí lo tienen; los chicos y chicas pueden jugar tanto Gears of War como ellos quieran y no habrá ninguna clase de repercusión directa en sus frágiles mentes. Por otro lado, no garantizamos que esto los libre de otro tipo de sospechas, como aquellas que conectan los juegos con las malas calificaciones de los chamacos en la escuela.