¡Al fin!: prohiben la crianza en cautiverio de delfines en Francia

Después de escuchar la noticia de la segura extinción de la vaquita marina, millones de personas alrededor del mundo han empezado a tomar consciencia sobre lo importante de preservar a las especies en peligro.

Sin embargo, esta preocupación ha sido utilizada por personas sin escrúpulos, quienes utilizan esto como pretexto y lucran con la vida de animales en situaciones similares.

Este es el caso de delfines, orcas y otros mamíferos marinos, quienes llevan una vida muy poco satisfactoria en cautiverio, siendo explotados como medio de entretenimiento.

Es por esto que en Francia se ha prohibido la crianza de estos animales en cautiverio. La ministro de medio ambiente Segolene Royal ha firmado una legislación, en la cual además de la prohibición de la crianza, también se regularán las medidas de preservación de estos animales.

A pesar de que esto suena contraproducente al momento de hablar de su preservación, durante años se ha hecho la denuncia de la pobre vida que animales como los delfines tienen en estos encierros.

Durante años, los parques acuáticos han reproducido a animales como delfines y orcas, para después vender a las crías, causando una severa depresión en sus padres.

Además de esta prohibición, esta nueva ley exige que los tanques en donde se encuentran, sean expandidos en un 150%, dándoles más espacio. Esto es en especial para las orcas, especie en donde las hembras son las dominantes y al estar en espacios tan pequeños, atacan de manera continua a los machos.

También se prohíbe el contacto directo entre el público y los mamíferos marinos, lo que significa que se dejará de dar el servicio para nadar con delfines, así como la prohibición de líquidos clorinos para mantener cristalina el agua.

Es cierto que los recursos para poder mantener vivos a estos animales son muy costosos, pero como varios científicos han sabido desde los años 80, en cautiverio la duración de vida se ve reducida drásticamente.

Por poner un ejemplo, las orcas en cautiverio llegan a vivir de 20 a 30 años, mientras que en la naturaleza se ha descubierto animales con más de 100 años de vida.

En fin, esperemos que con esta medida, no sólo se mejore la calidad de vida de estos animales, sino que también se cree mayor consciencia sobre su conservación.

Vía: BBC