Pide ASF que colaboradores de Padrés regresen 347 mdp; exgobernador es ligado a narco

Aunque su jefe –Guillermo Padrés– está tras las rejas, José Inés Palafox Núñez y Jorge Luis Ibarra Mendívil, exfuncionarios del gobierno de Sonora, están en libertad pese a que recibieron del gobierno federal más de 347 millones de pesos para mejoras en escuelas públicas, las cuales nunca llegaron a realizarse. En pocas palabras se chin#$ron el dinero.

Lo anterior fue detectado por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), por lo que están solicitando a quienes fueran secretarios de Infraestructura y de Educación durante el sexenio de Padrés que no sean gachos y regresen el dinero. De acuerdo con La Jornada, tanto Palafox como Ibarra han conseguido librar acusaciones, no obstante, si son sometidos al nuevo sistema de justicia penal, serían los primeros exfuncionarios sonorenses a los que se les podría exigir resarcir los daños hechos al patrimonio… y hasta podrían ser encarcelados.

Entre las irregularidades en las que cayeron los exfuncionarios están el no notificar el inicio de obras… y aunque las hubieran notificado, éstas fueron hechas en lugares y fechas diferentes a las indicadas en los oficios entregados a las autoridades. Además, para tener acceso al dinero otorgado mediante el convenio de subsidios para obras o proyectos, los dos exfuncionarios sólo necesitaban de la firma de autorización del titular de Hacienda, Carlos Villalobos, actualmente preso en Estados Unidos, esperando por su extradición para enfrentar cargos por malversación de recursos federales.

Una vez concluidos sus cargos, Palafox e Ibarra se negaron a comprobar sus gastos. En el caso de la Secretaría de Educación del Estado (a cargo de Ibarra), ésta registró un desfalcó por 2 mil 172 millones de pesos, además de obras de infraestructura no terminadas y adeudos con proveedores. La actual administración del Estado señala que más de 3 mil planteles de la entidad presentan daños en instalaciones, falta de mantenimiento y de energía eléctrica.

Y en lo que sus excolaboradores se deciden a regresar parte del dinero que desviado (347 millones de los 32 mil millones de pesos, en total), Guillermo Padrés enfrenta una nueva investigación criminal. De acuerdo con Reforma, la PGR apunta a que el exgobernador sonorense habría establecido una red de narcotráfico, la cual le ayudó a financiar parte de su campaña por la gubernatura de la entidad.

Uno de los benefactores de Padrés habría sido el capo sinaloense, Gualberto Gastélum López, quien fue detenido en Hermosillo, Sonora, en 2015 y a la postre confesó ser el vínculo del Cártel de Sinaloa en Sonora… todo bajo la protección del gobierno de Guillermo Padrés .

El “apoyo” fue recíproco: Gastélum dio 20 mil dólares a la Policía Estatal Investigadora de la SSP en agradecimiento a la protección recibida. Además, dio 40 millones de pesos para que Padrés pudiera terminar el estadio de beisbol que actualmente es casa de los Naranjeros de Hermosillo… pero a cambio recibió un terreno de 29 hectáreas en el que realizaba diversos negocios, uno de ellos, la compra-venta de autos.

Y hablando de negocios, Gastélum reveló que pagaba a funcionarios de Padrés 20 mil dólares semanales para poder enviar sin ninguna bronca hasta 100 kilogramos de cocaína colombiana a Estados Unidos. Entre los funcionarios embarrados en el asunto están el exsecretario de Gobierno, el de Seguridad Pública, el exdirector del C-4. Y aunque no era funcionario, también estaba metido en el asunto Roberto Dagnino Acuña, cuñado de Padrés.

Comentarios