¿LSD?: La verdadera historia de “Lucy in the Sky with Diamonds”

Dentro de tantas curiosidades con las que Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band de The Beatles nos tiene cautivados después de 50 años, encontramos los primeros álbumes conceptuales que fueron posibles gracias a este material, secretos ocultos en la portada, y extrañas confusiones con el uso de drogas en sus canciones. El claro ejemplo lo tenemos con “Lucy In The Sky With Diamonds”, que con ese intro generado con un órgano eléctrico Lowrey, nos induce a un trance psicodélico de poco más de 3 minutos con el que hemos viajado a toda clase de lugares.

Es por eso que queremos recordar un poco de la historia detrás de cada timbre, acorde y verso que causaron controversia a finales de los 60 a causa del malentendido en su letra.

Lucy In The Sky With Diamonds

Una de las canciones más psicodélicas de la banda que con sus flores de celofán, taxis de papel periódico y ojos de caleidoscopio, lograron confundir a los fans sobre su verdadero significado. Por una parte tenemos el supuesto acrónimo al LSD (Lucy in the Sky with Diamonds) que ninguno de los Beatles notó al momento de escribirla o grabarla.

Aunque Paul McCartney dijo en una entrevista de 2004 –en la que aclaraba las temáticas sobre las drogas en algunas canciones– que todo se trataba sobre una alucinación, esta pieza escrita por John Lennon (pero acreditada a ambos) toma la idea de un dibujo que le mostró su hijo Julian, donde aparecía su amiga y compañera de clase, Lucy O’Donnell, rodeada de estrellas. Un testigo de este acontecimiento es Ringo Starr, quien reveló un par de años más tarde que él estuvo presente cuando Julian le mostró el dibujo a John.

Además de este mágico dibujo, las letras están inspiradas en las novelas: Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas y A través del espejo y lo que Alicia encontró allí de Lewis Carroll (quien también aparece en la portada de Sgt. Pepper’s). Carroll fue uno de los personajes importantes en la vida creativa de Lennon, pues más tarde decidió mencionarlo en sus libros In His Own Write, A Spaniard in the Works y Skywriting by Word of Mouth.

 

Inconscientemente Julian puso a su padre a dibujar sobre su infancia, y en especial sobre el capítulo “Lana y Agua” de A través del espejo y lo que Alicia encontró allí. También hay una parodia al programa británico The Goon Show donde se hablaba de “plasticine ties” (corbatas de plastilina) citadas como “plasticine porters with looking glass ties” dentro de los versos.

 

También estaba la imagen de una mujer que algún día vendría a salvarme, “una chica con ojos de caleidoscopio” que vendría de algún lugar del cielo. Resultó ser Yoko, a pesar de que aún no la conocía en se entonces. Así que probablemente podría ser Yoko In The Sky With Diamonds… – John Lennon.

 

Esta canción fue grabada en una época donde la gente solía experimentar su creatividad con esta droga, por lo que nadie les creyó en un principio que no se tratara sobre el LSD. Pero a pesar de todo la BBC prohibió que transmitieran esta pieza y gran parte del Sgt. Pepper’s como “A Day in the Life”, “Being for the Benefit of Mr. Kite!”, “Fixing a Hole”, “With a Little Help from My Friends”, “Lovely Rita” y “When I’m Sixty-Four”.

Irónicamente este alucinógeno recibió después el apodo de “Lucy” en honor a la canción…

 

La verdadera Lucy

Lucy Vooden O’Donnell

 

Lucy Vooden O’Donnell fue compañera de Julian Lennon en la la Heat House School, donde se sentaban juntos. Lamentablemente falleció a los 46 años de edad en septiembre de 2009, luego de desarrollar una infección en el segundo día de las primeras vacaciones que tenía con su marido y amor de la infancia, Ross Vodden, en 8 años. Previamente Lucy luchó con varias enfermedades como Psoariasis atropática y Lupus. Al enterarse de esta última Julian le envió flores a su casa en Surrey, Inglaterra, y al enterarse de su afición por la jardinería más tarde le regaló unos cuantos vales en un centro botánico.

Esta mujer participó en el libro A Hard Days Write, y durante una entrevista para la BBC por el 40 aniversario del disco, reveló que a ella tampoco le creían cuando contaba que el tema fue inspirado en ella.

 

Julian y yo pintábamos en un caballete de dos caras y nos lanzábamos pintura el uno al otro, para horror de los asistentes a clase. Cuando le dije a un par de amigos que la canción hablaba de mí, ellos contestaron: “No, no puede ser, tiene que ver con el LSD”. Me daba vergüenza decirles que no sabía lo que era eso.

 

 

50 años después esta sigue siendo una pieza fundamental para conocer a detalle el sublime trabajo de The Beatles, y gracias a esto ha sido covereada en más de una ocasión. Claro que ninguna alcanzará el mismo éxito que la original…

Comentarios