Por compartir memes manchados, jóvenes perdieron oportunidad de entrar a Harvard

Y seguro hay un buen meme para ilustrar este episodio, en el que la Universidad de Harvard decidió decirle “siempre no” a por lo menos 10 jóvenes a quienes ya había aceptado como estudiantes de sus prestigiosas filas. Así es: todo un grupo de chavos –definitivamente– cambió el destino de sus vidas… nomás por andar publicando una serie de memes.

Dirán que la medida de la universidad que tuvo en sus filas a Carlos Salinas de Gortari es exagerada: ¿memes, quién no comparte?  Pero se justifica al saber que las imágenes que los ahora rechazados eran de índole muy manchada: burlándose de la violación, el Holocausto, el abuso infantil y muchos otros temas por demás delicados.

De acuerdo con The Huffington Post, el diario del campus universitario hizo del conocimiento de su comunidad (para que no le jueguen al don ver…) que la Corte de Harvard obtuvo los mensajes que circularon entre el “jocoso” grupo. Así es como detectó que sus futuros estudiantes echaban cábula a costa de la etnia, nacionalidad y raza de la gente… o de comentar que era “sexualmente gratificante” abusar de niños. A unos no les parecía gracioso eso, pero sí la imagen de un niño mexicano ahorcado acompañada del mensaje “Piñata Time”.

El grupo nació de otro más de Facebook, el cual tenía por objetivo que los alumnos recién admitidos externaran su “alegría”. El caso fue de conocimiento de las autoridades de Harvard desde abril pasado, mismo mes en el que los administradores informaron a los ofensores que su admisión ya no estaba en pie. Al respecto, la universidad no ha sido emitido ningún mensaje, ya que “no comentamos públicamente sobre el estado de admisión de los solicitantes”, justificó un vocero de la institución.

No es la primera vez que se da un caso como éste: en noviembre, estudiantes –también de Harvard– fueron expulsados de la Ivy League (conferencia deportiva formada por ocho universidades privadas del noreste de los Estados Unidos), luego que se descubrió su gusto por “calificar” los atractivos sexuales de las integrantes del equipo femenino. Finos los chavos.

Ahora sólo a ésta:

Estamos hablando de:

Harvard memes