Así luce ahora Omran, el niño que hace 10 meses representó el sufrimiento en Siria

Hace poco menos de un año, Omran Daqneesh, un niño rescatado de los escombros de su casa en Aleppo, se convirtió se convirtió en el rostro representativo del horror de la guerra en Siria. Este niño salió con vida, luego de un bombardeo cometido -supuestamente- por el régimen de su país, apoyado por las fuerzas de Rusia.

En ese momento Omran estaba en completo estado de shock. A pesar del desastre a su alrededor y de sus propias heridas, tras ser subido a una ambulancia, se quedó sentado en silencio y sólo atinó a tocarse la herida en su frente, ver la sangre que emanaba de ella y limpiar su mano. En este incidente murió su hermano de 10 años, Ali.

Ahora el niño vuelve a estar presente en varios medios, pero afortunadamente de diferente forma. Hace unos días, apareció con el rostro limpio, cabello cepillado y sonriendo junto a su padre, quien se encargó de desmentir las acusaciones que se han hecho en contra del régimen sirio. Gracias a Dios él solo estaba ligeramente herido. Gracias a Dios después el ejército avanzó y retomó esas áreas; estamos de vuelta en nuestras casas. La situación ahora es muy buena, gracias Dios”.

Ya que Mohammed Daqneesh -padre de Omran- acusa a los grupos rebeldes y a medios internacionales de utilizar la imagen de su hijo como herramienta de propaganda, medios como CNN no dejan de mencionar que la entrevista haya sido ofrecida bajo coerción, ya que es “conocido” que el gobierno de Siria busca controlar la información que se difunde al interior del país. “Es un rehén, un prisionero bajo el control del régimen, forzado a decir cada palabra de su entrevista”, señaló el periodista opositor, Musa Omar.

Mohammed señala que el día del ataque, los miembros de la Defensa Civil Siria tomaron a sus hijos, para comenzar a filmarlos y, después, llevarlos al hospital. Una vez que fueron atendidos, un comandante del grupo rebelde le ofreció un boleto a Turquía a cambio de denunciar l régimen en Siria y acusar del ataque a las fuerzas rusas. ¿Por qué no aceptó? “Porque amo mi país y no me dejé convencer por ellos. (Los rebeldes) son ridículos”.

Si los rebeldes usaron el caso de Omran como propaganda, los del régimen sirio ahora hacen lo propio. La imagen del niño ahora es difundida en diferentes medios, señalando que su tragedia fue utilizada encubrir las verdaderas causas de la tragedia: “Ahora él vive en el Estado sirio, con su ejército, su líder y su gente”, comentó la periodista Sama Kinana.

Estamos hablando de:

Siria