Electronic Entertainment Expo: la historia de este gran evento

A lo largo de esta semana hemos estado publicando muchas cosas acerca de la Electronic Entertainment Expo, que es básicamente la madre de todas las convenciones de videojuegos. Al mismo tiempo tocamos todo tipo de temas relacionados con el evento, pero lo cierto es que aún nos falta uno sumamente importante: su historia.

Un vistazo al origen de la Electronic Entertainment Expo

Bill Gates en la Consumer Electronics Show
Fotos de Getty Images

La E3 existe desde hace 22 largos años, pero un dato que no muchos conocen sobre su origen, es que anteriormente tenía otro nombre. Antes de ser Electronic Entertainment Expo, el evento era conocido como Consumer Electronics Show (CES) y se llevaba a cabo dos veces al año en Las Vegas y en Chicago, cuando llegaba el verano.

Obviamente su popularidad no era similar a la de tiempos más recientes, sobre todo porque la gente no conocía mucho de videojuegos y tampoco visitaba esas partes de Estados Unidos para ir a convenciones. Al mismo tiempo, el espectáculo cubría otros aspectos en el mundo de la electrónica, que incluían alarmas de coches, refrigeradores, estéreos, teléfonos y hasta algo de pornografía.

Podríamos decir que uno era capaz de toparse con toda clase de entretenimiento a tan sólo unos escalones de distancia.

Para 1994, el ex senador de Connecticut, Joseph Lieberman, introdujo al Congreso estadounidense la Video Game Rating Act, que impulsó a los ejecutivos de las compañías de videojuegos a crear la Interactive Digital Software Association, que ahora es conocida como la Electronic Software Assotiation. Su función principal era que la industria de los juegos de video tuviera su propia organización comercial y que realizara eventos de mejor calidad.

Todo se movía de manera constante para la CES hasta 1995, cuando la computación y los videojuegos decidieron separarse para así hacer su propia convención en solitario. Así fue como el 11 de mayo de ese mismo año, la E3 abrió sus puertas a 40 mil gamers y amantes de la tecnología por primera vez en la historia.

Recordando la primera E3 que existió

En aquellos tiempos, SEGA era una de las potencias más grandes en el rubro de los videojuegos y habían pocas compañías que eran capaces de ofrecer competencia. Por eso es que, al levantarse el telón de la E3, el público quedó fascinado con el gran éxito que tuvo Nintendo con Donkey Kong Country, el título de la Super NES que le ayudó a dar batalla dentro del mercado.

Uno esperaba que al ser su primera aparición desligada de otras ramas de la tecnología, la E3 tuviese un inicio lento, pero la realidad fue muy diferente. Es cierto que el público capaz de asistir a una convención de esa índole era muy reducido si se comparaba con el de ahora, pero no evitó que decenas de miles de personas se presentaron; al mismo tiempo, compañías como Sony y las que mencionamos antes tuvieron que ponerse las pilas, porque era el momento clave para ganarse el amor de sus clientes y comenzar su ascenso a la cima.

El esfuerzo de las compañías, desarrolladoras, colaboradores y por supuesto, sus consumidores, rindió frutos desde su primera año y tuvo consecuencia un sin fin de genialidades en años posteriores.

Un momento oscuro para la convención

Trialer de Godfather - E3

Como cualquier evento de gran calibre, la E3 también tuvo sus momentos poco agradables en el pasado. Un ejemplo es su silencio en 1999, dos meses después de que ocurriera aquel lamentable tiroteo en la Preparatoria Columbine. El incidente causó una controversia enorme debido a las discusiones relacionadas con la violencia en los videojuegos y su influencia en las personas.

Otro acontecimiento desagradable rodeó a la convención por ahí del 2013, cuando un empleado de Microsoft que exhibió el demo de Killer Instict, realizó un monólogo que fue interpretado como una broma sobre violación que fue de muy mal gusto. Sobra decir que la gente expresó su descontento inmediatamente y dicho suceso se recuerda hasta la actualidad.

Para finalizar con este post, sólo podemos decir que muchas cosas han cambiado con el paso de los años y que no podemos especular acerca de lo que el futuro tiene preparado para la E3. No tenemos idea de qué tan relevante será hacer convenciones en generaciones posteriores o cómo se manejarán los nuevos lanzamientos en un par de décadas; sólo podemos estar seguros de una cosa y es que siempre recordaremos el nacimiento de este evento con mucho cariño, así como sus momentos más geniales.

¡Larga vida a la E3!

Comentarios