Lacazette necesita romper a la ‘maldición del nueve’ en el Arsenal

El deporte es una de las actividades donde más supersticiones se pueden ver y si no pregúntenle a la corbata de dragones de Ricardo Antonio La Volpe o a la médium que ayudaba a Mario Carrillo. Uno de los aspectos del deporte al que más se le atribuye la mala suerte es el número.

Y es que el dorsal de un jugador es una parte muy importante del balompié. Cuando un número es significativo lo terminan retirando o si por ejemplo usas la camiseta con el 10 quiere decir que tienes talento. Pero no todos los números son buenos, algunos están ‘malditos’ tal es el caso del dorsal nueve del Arsenal, que ahora portará Alexandre Lacazette.

Los Gunners confirmaron que el francés utilizará dicha cifra en la espalda y el hombre que la campaña pasada lo tenía, Lucas Pérez, que por alguna extraña razón sigue en el Arsenal jugará con el número 28. Ahora el exdelantero del Lyon busca ser el primer camiseta nueve en tener éxito desde… bueno desde Nicolás Anelka, sí Anelka.

Getty Images

La primera temporada de Arsene Wenger en el equipo, Paul Merson fue el nueve de los Gunners, al final de la campaña el delantero fue vendido al Middlesbrough al parecer porque le ofrecieron un mejor contrato y el atacante pidió salir. Una campaña después Anelka usó la casaca número nueve, fue el máximo goleador del Arsenal y fue el mejor jugador joven de la Premier League, pero después el francés se fue al Real Madrid y ya sabemos lo decepcionante que fue su carrera.

Como parte del trato con el Real Madrid por Anelka, el Arsenal recibió a Davor Suker; delantero croata que había sido figura en Francia 1998 pero que no las había tenido todas consigo en la capital española. Suker llegó a los Gunners en medio de gran expectativa pero sólo jugó una temporada y falló un penal en la final de la Copa UEFA.

En el 2000 el joven inglés Francis Jeffers fue quien portó el dorsal maldito. El delantero era bueno, lamentablemente una serie de lesiones frenaron su progreso y terminó regresando al Everton, de donde provenía. Posteriormente José Antonio Reyes fue quien usó el nueve en su camiseta. Todos sabemos que La Perla jamás brilló como se esperaba, aun así el Real Madrid lo compró y se llevó otra decepción como cuando ficharon a Anelka.

Getty Images

Tras la partida del español el dorsal numero nueve le fue entregado a Julio Baptista, una de las peores decepciones en la historia del futbol brasileño. La Bestia sólo estuvo una temporada y luego lo vendieron al…. así es adivinaron, al Real Madrid.

Después del fracaso de Baptista el hombre que se quedó con el ‘número maldito’ fue el brasileño naturalizado croata Eduardo Da Silva. Este delantero en especial no fue que decepcionara sino que una horrible lesión truncó su carrera. Al pobre le rompieron la pierna con una bruta entrada que de hecho la transmisión original del partido entre el Birmingham y el Arsenal se negó a repetir. Eduardo terminó por irse al Shaktar.

*Las siguientes imágenes son muy fuertes. No las vean si son personas sensibles

Getty Images

La maldición era tan pesada que en la 2010-2011 el número estuvo vacante. Un año más tarde el dorsal del infortunio fue utilizado por  Park-Chu Young… ¿Quién? Un delantero coreano que protagonizó una de las transferencias más extrañas en la historia del futbol. El atacante estaba en medio del reconocimiento médico para firmar con el Lille, pero una noche desapareció de su hotel. Los rumores indicaban que había regresado a Corea del Sur para presentar su servicio militar pero acabó firmando con el Arsenal y sólo jugó ocho minutotes en aquella campaña.

Del 2012 al 2015 dicho dorsal fue utilizado por uno de esos jugadores que siempre prometieron y nunca despuntaron; Lukas Podolski. El alemán hizo 31 goles en 81 partidos pese a no ser titular indiscutible y a que en ocasiones no jugaba como punta, pero con todo y eso Podolski nunca convenció y terminó por irse al Inter de Milán.

Getty Images

Una campaña después el número quedó vacante (otra vez) y en la temporada pasada (2016-2017) el delantero que ocupó dicho dorsal fue Lucas Pérez. El español -que había hecho la mayor parte de su carrera en ligas como la ucraniana y la griega- llegó al Arsenal luego de haber anotado 17 goles en 36 partidos de liga con el Deportivo La Coruña CON EL DEPOR. Era obvio que el delantero no tenía las credenciales para jugar en un club importante de la Premier, pero los Gunners creyeron lo contrario.

Ahora Alexandre Lacazette tiene las responsabilidad de acabar con una maldición tan pesada como la del nueve del Arsenal y por primera vez en mucho tiempo parece que el atacante que portará el dorsal maldito sí tiene la capacidad de acabar con el infortunio de dicho número… ah y si se lo preguntaban, Lucas Pérez sigue en el equipo pero ahora usará el 28.

Pleca Instagram Deportes