Trump siendo Trump: quiere un muro “solar y transparente”… y sabrosea a esposa de Macron

Dos de las más principales características del presidente Trump se unen para darle forma a esta bonita nota: sus fantasías respecto al muro fronterizo México-Estados Unidos y sus conocidos calores que emana cuando está con una dama. En ambas es inevitable imaginarlo babeando.

En fin… a todas las posibilidades de muro que hasta el momento se han barajeado, el republicano añade una nueva. Más en la onda de los millenials que gustan de la preservación del medio ambiente, pero sin demeritar en la presentación. Algo así como “transparente y solar”, describió el buen Donald, mientras se echaba una ensalada de espinacas y tofu.

¿Qué países apoyan el muro fronterizo de Donald Trump?
Foto: Spencer Platt/Getty Images

Mientras viajaba rumbo a Francia, el estadounidense sintió con mayor intensidad los rayos del Sol y, entonces, se le prendió el foco (es un decir): “hay una posibilidad de que podamos hacer un muro solar… no hay mejor lugar para lo solar que la frontera con México… y eso lucirá bien”. Ahhhhh cámara, ¿y lo de transparente? Bueno, pues porque el muro debe tener “transparencia, uno tiene que poder ver a través de él… Entonces podría ser un muro de acero con aperturas; uno tiene que tener aperturas para ver qué hay del otro lado”.  Ah, con ventanas entonces, ¿no?

Ya inspirado –y acordándose que quizás no le den el presupuesto deseado para su tan amado muro (si es que le dan algo)– Trump aseguró que no habrá necesidad de levantar la construcción de costa a costa. Si acaso se construirán entre mil y mil 500 kilómetros, el resto de los 3 mil 200 kilómetros de la frontera ya está hecho: “Tienes montañas, tienes algunos ríos violentos y peligrosos. Tienes lugares tan remotos que realmente no cruza nadie”.

Muro fronterizo entre Estados Unidos y Mexico

En resumen, como ya hay muro natural y a otras partes que ya estaban construidas les están dando su manita de gato, se puede decir que “ya hemos iniciado el muro”.

Y bueno, todavía Trump no se limpiaba la baba que soltó al hablar de su hermoso muro, cuando se bajó del Air Force One para soltar más, provocada por su encuentro con la esposa del presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Pese a estar en compañía de Melania, Trump no pudo disimular la buena impresión que le provocó estar frente a la madura esposa del mandatario francés, Brigette Macron: “(Írala) estás bien buena en muy buena forma”, dijo Trump irradiando la vulgar coquetería que lo caracteriza. “Preciosa”, agregó el republicano.

Sin agradecer el piropo, Brigette tomó a Melania Trump para alejarse de la lasciva mirada de Trump.

 

¿Y cuál es el problema? Ninguno, si la primera dama francesa todavía despierta pasiones, bien. Pero conociendo el historial de Trump, quién sabe qué tan cómoda se sintió doña Brigitte con las palabras del presidente gringo.