El horror: ¡Este sujeto no se ha lavado los dientes en 20 años!

Cuando somos niños pasamos una parte de nuestra vida aprendiendo ciertos hábitos de higiene personal de nuestros padres. En un principio nos da flojera y buscamos maneras de evitarlo, pero conforme pasa el tiempo comenzamos a conocer la importancia de tomar un buen baño diario y cepillarnos los dientes tres veces al día.

Obviamente, estas costumbres tienen sus variantes en todas las familias del mundo. Algunas personas se obsesionan con la limpieza corporal y otras viven como el protagonista de una vieja historia, que nos enseña por qué siempre debemos dar cierto cuidado a nuestro cuerpo, haciendo énfasis en la limpieza bucal.

Queremos que conozcan a Jay, un sujeto inglés que en 2011 tenía 21 años de edad y que, a simple vista, lucía como una persona común y corriente. Tal vez sólo aparentaba un poco más de seriedad que los demás.

Jay - Boca cerrada

¿Cuál era su problema? Bueno, sucede que al abrir la boca y tratar de mostrar su sonrisa, él era capaz de hacer una grieta entre la Tierra y el infierno por un instante. Pueden pensar que estamos siendo groseros con el muchacho o que queremos burlarnos de la gente en Internet, pero deben creernos cuando decimos que no es así, ya que tenemos imágenes para probarlo.

Antes de mostrarles la imagen, sólo queremos advertirles que, si se encuentran almorzando o leyendo esta nota junto a personas sensibles de estómago, tal vez deban detenerse en este momento. Lo que verán a continuación no es agradable a la vista de todo el público.

Dentadura podrida de Jay

¡AAAAH!

Para quienes se pregunten qué demonios pasó con Jay y por qué parecía que su sonrisa era un trabajo de Tom Savini (leyenda del maquillaje en el rubro del horror), sólo tenemos que decir una cosa: el tipo llevaba 20 años de su vida sin lavarse los dientes ni un sólo día. Al parecer, sus padres jamás inculcaron ese hábito en su persona, por lo que pasó toda su vida sin poner atención a todo el caos que ocurría diariamente en esa parte de su cuerpo.

Con los años he comido alimentos inapropiados, bebido mucho refresco y no he cuidado mis dientes, no los he lavado y tampoco he usado hilo dental ni nada por el estilo, dijo el muchacho cuando apareció en un programa televisivo.

Frente a la sociedad, su condición era bastante incómoda y eso realmente le generaba varios problemas de autoestima. Ya saben, por pequeños detalles como no poder tener conversaciones frente a frente, ligar con la persona que le gustaba y otras cosas que requerían interacción física cercana. Por eso es que él decidió poner una solución a su problema.

Así fue como Jay acudió al dentista y una vez ahí, aprendió muchas cosas acerca de la higiene dental y lo que la falta de ésta había causado en su boca. Gracias a su aparición en el programa de televisión Embarrassing Bodies, el sujeto obtuvo la ayuda del doctor James Russell, un profesional que tuvo el valor suficiente para arreglar lo que parecía irreparable.

A pesar de todo el sarro, restos de comida y bacterias que habitaban en la boca de Jay, el doc dijo que las raíces de sus dientes estaban en buenas condiciones. Gracias a esto fue que pudieron remover 11 piezas podridas y colocar unos implantes dentales realizados con los últimos avances tecnológicos de aquellos tiempos.

Después de una ardua labor, Russell pudo terminar con el horror y nuestro amigo británico por fin tuvo una sonrisa radiante. Con toda su vida por delante y una bella dentadura artificial, Jay se sentía más seguro que nunca de poder cumplir su sueño de ser fisioterapeuta sin preocuparse de pequeños detalles, como convertir en piedra a sus pacientes al abrir la boca o cosas peores.

Jay - El sujeto con dientes postizos

Aquí tienen a un hombre nuevo y feliz.

Bueno, ahora saben lo importante que es invertir unos cuantos minutos en limpieza bucal. Cada vez que tengan güeva de lavar sus dientes, sólo recuerden cuáles son las consecuencias de no hacerlo.

Estamos hablando de:

dientes Higiene Horror

Notas relacionadas:

Comentarios