Gobierno usa bots para manipular redes, señala Universidad de Oxford

Para los que dicen que los “peñabots” son pura leyenda urbana, la Universidad de Oxford dio a conocer un estudio que señala que el gobierno mexicano recurre a los servicios de “soldados cibernéticos” para influir en la opinión pública de gente que utiliza diversas redes sociales.

A modo de salivita para la administración de EPN, el estudio titulado “Troops, Trolls and Troublemakers: A Global Inventory of Organized Social Media Manipulation” no sólo acusa que el gobierno de México manipula Facebook, Twitter y otras redes en los que la gente interactúa. Esta práctica borreguil también es realizada por administraciones de otros 29 países, tanto “democráticos” como “autoritarios”… así, entre comillas, porque uno ya no sabe ni cuál es cuál.

Las tropas cibernéticas en casi todos los países de nuestra muestra participan activamente con los usuarios al comentar en las publicaciones que comparten en redes sociales. La ‘valencia’ de la interacción difiere. Algunas tropas cibernéticas se centran en mensajes positivos que refuerzan la posición del gobierno o su ideología política. Israel, por ejemplo, tiene una política estricta de Interacciones positivas con individuos que ocupan posiciones críticas para el gobierno, señala el estudio realizado por Samantha Bradshaw y Philip N. Howard.

Sin embargo, no en todos los países las “tropas” se dedican a exaltar la buena onda del gobierno. Hay casos –nuestro país incluido– en los que se dan “interacciones negativas” (abuso verbal, acoso y “trolleo”) contra usuarios de redes sociales que expresan crítica al gobierno. “En México los periodistas son frecuentemente acosados y atacados en redes sociales por tropas cibernéticas patrocinadas por el gobierno”.

Una tercera forma en la que los gobiernos inciden en la opinión pública a través de la manipulación de las redes sociales es cuando las “tropas” se dedican al envío de mensajes neutros, diseñados para distraer o desviar la atención del punto en debate. En Arabia Saudí es usual esta táctica, al hacer caer una lluvia de spam en conversaciones en las que se critica al gobierno.

 ¿Era neta eso de los “peñabots”?

Mientras que en algunos países se recurre a cuentas de usuarios reales, aplicaciones móviles y apoyo de páginas web para difundir propaganda del gobierno, Bradshaw y Howard señalan que también naciones como Argentina, México, Filipinas, Rusia, Turquía y Venezuela, recurren a softwares de automatización que imitan a usuarios humanos para difundir mensajes. Los llamados “bots”.

Estos bots se utilizan a menudo para inundar las redes con spam y noticias falsas. También pueden amplificar las voces e ideas marginales, inflando el número de gustos, acciones y retuits que reciben, creando un sentido artificial de popularidad, ímpetu o relevancia.

Supuesto Peñabot
Foto: Twitter

Esta información confirma lo que especialistas han señalado en diferentes ocasiones. Como el caso de las elecciones del pasado 4 de junio, donde Edmundo Berumen Osuna y Luis Parra realizaron un estudio cuyo resultado indicó que en el Estado se México se recurrió al uso masivo de bots para influir en cibernautas a favor de Alfredo del Mazo. “Intentamos distinguir los patrones de difusión de las notas más importantes de todas las campañas y así empezamos a rastrear patrones que nos señalaran cómo fluyó la información a favor o en contra de un candidato”.

A partir de que notaron la forma en que activistas difundían y generaban apoyo, los gobiernos comenzaron a adoptar los mismos métodos… incluso mejorándolos, ya que las herramientas en línea les permiten personalizar el mensaje para grupos específicos, maximizando así el impacto.

A pesar de que muchos creen que esta práctica es exclusiva de gobiernos autoritarios, se detectó que también las “democracias” hacen uso de ella. “Están utilizando las mismas herramientas y técnicas que los regímenes autoritarios. Tal vez las motivaciones son diferentes, pero es difícil de decir sin la transparencia”.