El bromance continúa: ¿Trump y Putin se reunieron después de su cita en el G-20?

Su primer encuentro quedó enmarcado en los anales de la historia. Donald Trump cambió, de repente, ese incómodo apretón de manos que lo caracteriza —que luce como si estuviera zangoloteando a alguien del pescuezo— por un afable —y casi dulce— machihembraje de las palmas y de los dedos. Vladimir Putin le devolvió la cortesía y compartió algunos chascarrillos con el presidente de Estados Unidos. La luna de miel y la buena vibra entre ambos mandatarios continuó en su mensaje a medios de comunicación. Ambos personajes se recetaron elogios y saludos a lo largo de su reunión. “Estoy encantado de poder reunirme con usted personalmente, señor Presidente y, como usted ha dicho, espero que nuestra reunión produzca resultados positivos”, señaló el líder de Rusia. Apenas unos días después de su reunión, la trama de la intervención rusa tomó un nuevo giro: Don Jr., hijo mayor del magnate, se reunió con una abogada rusa ligada al Kremlin para obtener información incriminatoria de Hillary Clinton.

De acuerdo con el diario estadounidense The Washington Post, Trump y Putin se reunieron otra vez después de su charla en la cumbre del G-20, realizada en Hamburgo hace dos semanas. La segunda cita entre los mandatarios se celebró el pasado 7 de julio, según el diario, tan sólo unas horas después de su primer diálogo bilateral. La publicación indica que la cita se dio, aparentemente, de manera casual. Durante una cena de líderes y sus parejas, Trump se fue a sentar con su nuevo mejor amigo. Entre los dos solamente quedó el intérprete ruso (<3). Lo que se dijeron todavía es un secreto. Secreto de amor. Como era de esperarse, el presidente Donald J. Trump, salió a replicar—a través de Twitter— la información publicada por el Post. “¡Las fake news se están volviendo más y más deshonestas! Incluso hacen que una cena organizada para veinte líderes mundiales se vista como siniestra”, escribió el también empresario.

Vladimir Putin y Donald Trump se saludan
Foto: BPA via Getty Images

En un tuit posterior, el presidente Trump calificó las versiones que señalan que sostuvo una reunión privada con Putin como “enfermas”. “La historia falsa de la comida secreta con Putin es ‘enferma’. Todos los líderes del G-20 y sus cónyuges fueron invitados por la canciller de Alemania. La prensa lo sabía“, compartió el magnate neoyorkino. De acuerdo con Ian Bremmer, presidente de la consultora de riesgo político Eurasia Group, Trump violó el protocolo de seguridad nacional durante su segunda vez con el presidente Putin, ya que no estaba acompañado por un traductor estadounidense. Según el testimonio de Bremmer, los dos amiguitos hablaron de manera “privada y animada“.

Sean Spicer, vocero de la Casa Blanca, y Michael Anton, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, confirmaron a la agencia The Associated Press que los presidentes de Rusia y Estados Unidos sí hablaron en la cena, aunque este encuentro casual difícilmente podría catalogarse como una reunión. “Una conversación sobre el postre no debe caracterizarse como una reunión“, relató Anton.