Deportes

En el Día Internacional del Perro, los “peores” apodos del Perro Bermúdez

Hoy se celebra el Día Internacional del Perro y además arranca la Liga MX, así que no es una fecha que podamos dejar pasar. Pensamos en varias cosas para subirnos al tren, y al final llegamos a la conclusión de que lo mejor que podíamos hacer en este día era rememorar los apodos puestos por el Perro Bermúdez.

Para celebrar el Día Internacional del Perro recordaremos los “peores ” apodos puestos por Enrique Bermúdez de la Serna a diversos jugadores. En gustos se rompen géneros pero no hay duda de que el creativo comentarista llegó a poner uno que otro mote que no terminó por convencer a la mayoría. Así que sin más preámbulo, aquí los apodos más ‘chafaldranas’ creados por el exnarrador de Televisa y para disfrutarlos mejor, léanlos cambiando todas las “o” por “e”.

El Telefonista a Emilio Hassan Viades

MEXSPORT

Ser sobrino de Carlos Slim tiene sus ventajas, por ejemplo puedes jugar en Primera sin ser precisamente el más técnico del mundo. Pero ser familiar del magnate también tiene sus desventajas; por ejemplo, el Perro te pone un apodo horrible que hace referencia a tu parentesco con el dueño de Telmex.

El Gondolero a Paulo Da Silva

Getty Images

La lógica de Bermúdez a la hora de poner este apodo fue muy simple. Antes de jugar en Toluca, Da Silva había militado en un equipo de Venecia. En dicha ciudad hay góndolas para moverse entre sus canales así que el paraguayo se volvió “El Gondolero”. Imagínense al buen Paulo vestido de rayas y moviendo su remo mientras entona una bella melodía.

El Quesos a Édgar González

MEXSPORT

Como que nuestro querido Perro tenía una obsesión con los jugadores del Toluca.  Hay algunas dudas sobre si este mote lo puso o no el narrador, pero al menos lo popularizó. Al pobre Édgar González todo el mundo lo conoce como el “Quesos” y seguro piensan que le huelen las patrullas. Pero en realidad se supone que este apodo se debió a que la familia del exdefensor del Toluca se dedicaba a vender lácteos, pero bueno quizá sí estuvo mejor “El Quesos” que “El Leches”.

El Engañador a Emanuel Petit

Getty Images

La lógica detrás de este apodo es avasalladora. Emmanuel Petit es un exfutbolista francés que jugó en Mónaco, Arsenal, Barcelona y Chelsea. En México, el jugador se hizo famoso durante el Mundial de Francia 1998. En aquel certamen, el Perro decidió referirse a él como “El Engañador” porque “Petit” en francés significa pequeño y el galo medía 1.85. ¡Brillante!

El Ilusionista a Juan Carlos Mosqueda 

MEXSPORT

Pese a que todo el mundo lo llamaba “El More”, Bermúdez de la Serna decidió ser único y diferente y ponerle otro apodo a Juan Carlos Mosqueda. El narrador decidió llamarlo “El Ilusionista”. Aún no sabemos porqué pero al final le quedó como anillo al dedo pues el More sólo ilusionó al americansimo pero jamás fue una realidad.

El Arquero de Cristo a Adolfo Ríos

MEXSPORT

El “Cristo” es una técnica que hacen los porteros al momento de achicar para intentar impedir un gol. Se le llama así porque el guardameta se hinca y estira los brazos quedando en una especie de cruz. Adolfo Ríos era muy bueno para eso,además era cristiano y nació cerca de una iglesia. Básicamente, el apodo se puso solo.

El Petrolero a Ismael Rodríguez

Imaginen que son de Celaya, llegan a Primera División y de pronto todos  los conocen como “El Cajetas” sólo porque su ciudad es un lugar dónde se produce el dulce de leche. Pues eso le pasó a Ismael Rodríguez quien acabó teniendo su apodo sólo porque Tampico, de donde es oriundo, es una ciudad petrolera.

El Zorro del Desierto a Jared Borgetti

Getty Images

“Zorro” porque surgió del Atlas y “del Desierto” porque el club donde se hizo grande fue el Santos Laguna de Torreón, zona muy árida. Por cierto, si se lo preguntaban, sí hay zorros en algunos desiertos. De hecho se llaman Fénec pero igual al Perro le pareció mejor un apodo de cuatro palabras.

El Zorro plateado a Andrés Guardado

Getty Images

Y seguimos con está onda de los Zorros. Es bien sabido que Bermúdez le va al Atlas así que intentará cualquier cosa con tal de que a un jugador de La Academia se le siga relacionando con los Rojinegros. Por ello es que el Perro llamó “Zorro Plateado” a Andrés Guardado. Al final este mote no trascendió mucho y el hoy jugador del Bertis acabó optando por ser “El Principito”.

El Hechicero a Darío Verón

Getty Images

Si pensaron que “El Gondolero” y “El Engañador” eran los apodos más lógicos de la lista se equivocaron. Es más, este apodo hasta se escuchaba en el FIFA cada que el central de los Pumas tocaba la pelota. Darío Verón era “El Hechicero” porque a Juan Sebastián Verón (que no tiene ningún parentesco con el paraguayo) le apodaban “La Brujita”.

El Violinista  a Alberto Gilardino

Getty Images

Alberto Gilardino fue un delantero que prometía mucho pero al final no fue lo que se esperaba de él. Aún así el atacante tuvo buenos momentos y le alcanzó para jugar con Italia el Mundial de 2006. Una vez el jugador celebró un gol haciendo como que tocaba el violín y desde ahí fue bautizado por el Perro Bermúdez.

El Periodista a Guillermo Ochoa

Getty Images

Como había un reconocido periodista de nombre Guillermo Ochoa, el Perro decidió ponerle tal mote al entonces joven guardameta. Afortunadamente, el mote nunca pegó y Memo Ochoa se quedó sin un apodo realmente popular a lo largo de su carrera.

Sa-Sa Salcita-Salcido a Carlos Salcido

Getty Images

¡Dios, mis oídos! En las transmisiones de los juegos el Perro Bermúdez siempre hacia notar que era un ‘hombre de buen diente’, lo que nos hace pensar que llegó un punto en el que tenía mucha hambre mientras transmitía un juego de la Selección Mexicana y como no pudo dejar de pensar en comida decidió ponerle ese terrible mote a Carlos Salcido.

Zorba el Potosino a Nery Castillo

Getty Images

¿Qué? Este no fue muy popular pero vaya que era un mote horrible. Nery Castillo jugaba en Grecia y Zorba El Griego es una película helénica muy famosa. Antes de ser convocado a la Selección Mexicana, Nery ya era llamado “Zorba” por algunos. Pero cuando el delantero se volvió parte del entorno del futbol mexicano, el Perro decidió mezclar el apodo del delantero con su lugar de nacimiento y nació “Zorba el Potosino”.

El Íntimo a Miguel Sabah

Si pensaban que nada podía superar el apodo de Nery Castillo se equivocaron. Este es sin duda el peor apodo jamás puesto por el Perro Bermúdez. A Miguel Sabah nunca se le quedaron del todo los apodos, “Sabahdrácula” y “El Hombre Sin Miedo” no terminaron por pegar, pero su primer apodo sí que fue una joyita.

Enrique Bermúdez decidió bautizar a Sabah como “El Íntimo” porque su nombre se parece al de una popular marca de toallas femeninas y ‘productos íntimos’ para las mujeres. Ya mejor aquí le paramos y comenten qué apodo creen ustedes que faltó.

Con información de Futbol Sapiens, El Deforma y Referee

Pleca Instagram Deportes

Comentarios