¿El EPN francés? En sólo un mes, Macron bajó 10 puntos su popularidad

Mientras que acá andan buscando al “Macron mexicano”, en Francia ya tienen una versión gala del impopular Enrique Peña Nieto. Bueno, es una versión light, pero habrá que darle tiempo para ver si consigue cuajar y alcanzar los niveles que maneja el mandatario azteca, quien hace poco –como regalo de cumpleaños– recibió un doloroso 80% de desaprobación.

El caso de Emmanuel Macron no deja de llamar la atención. En primera, por el revuelo que provocó su llegada al poder, tras ganarle en segunda vuelta a la ultraderechista Marine Le Pen. En segunda, porque desde 1995 no se tenía registro en Francia de una caída en la popularidad de un presidente de la magnitud de la que ahora sufre Emmanuel Macron: en sólo un mes disminuyó 10 puntos el índice de satisfacción de los ciudadanos. Así, el 64% con el que llegó al Elíseo, ahora se encuentra en 54%. Y, por último, porque pese a ya no ser chévere en su país, todavía conserva una muy buena imagen a nivel internacional.

Para que no digan que lo saló Peña Nieto con su reciente visita a Francia, el análisis realizado por Sylvia Ayuso de El País apunta que son varios los factores que han ocasionado que Macron se EPNietice… sin embargo la inminente reforma laboral es la que más lo ha hecho flaquear, ya que ésta le ha conseguido críticas y protestas por parte de sindicatos y grupos políticos.

Emmanuel Macron, presidente de Francia
Foto: Julian Finney/Getty Images

Otro factor que ha pesado para incrementar las rechiflas de los galos es la forma en que Macron enfrentó sus diferencias con Pierre de Villiers, quien fuera jefe del Estado Mayor de los Ejércitos. Luego de que el joven mandatario anunció un recorte al gasto de las fuerzas armadas, De Valliers se quejó en lenguaje por demás “inapropiado”. El hecho no fue tolerado por Macron, quien no respetó jerarquías y, pese a que apenas llegó, no dudó en presionar la renuncia del veterano militar de 61 años que, al anunciar su partida, denunció que no había condiciones para “asegurar la perennidad del modelo de ejército en el que creo para garantizar la protección de Francia y de los franceses”.

En fin, con ganas de acabar de destrozar su popularidad, este lunes Macron recibirá a Bono… sí, el hígado vocalista de U2. La visita no será sólo para firmarle su copia del Joshua Tree, sino también para abonar a las causas que impulsa el irlandés. La de esta ocasión es un llamado a los países emergentes e industrializados para apoyar con más ganas a la Educación.

Para quitarse el mal sabor que seguramente arrastra desde la visita de Trump, el miércoles tendrá un encuentro con Rihanna. No del que tipo del que todos soñamos, sino uno en el que el tema principal será el trabajo de la ONG Clara Lionel Foundation, de la que la cantante es fundadora y portavoz.