Tilda Swinton pudo interpretar a Pennywise en la nueva versión de ‘IT’

Ya falta poco tiempo para el estreno de la nueva película de IT, que marcará el regreso de uno de los payasos más temidos de todos los tiempos luego de 27 años de ausencia, tal y como se menciona en la historia. Obviamente nos referimos al mismísimo Pennywise, que ahora será interpretado por Bill Skarsgård para darle un nuevo rostro a tremendo personaje de Stephen King, en esta versión que promete ser más apegada al libro.

Aunque hemos visto muy poco de Pennywise en los primeros tráilers, ya hay gente que se declara en contra de Skarsgård por aferrarse a la nostalgia noventera con Tim Curry. Sin embargo, mientras los directores de la cinta aseguran que este fue el actor ideal, en un principio se planeaba darle un giro diferente al convertir a Pennywise en mujer, con la idea de que fuera interpretado nada más y nada menos que por Tilda Swinton.

Esta actriz multifacética ganó el Oscar en 2008 como Mejor Actriz de Reparto y en más de una ocasión nos ha sorprendido con esa implacable interpretación de sus personajes en películas como Dr. Strange, Constantine, Trainwreck y Okja. El gran problema fue que su agenda apretada le impidió asistir a la audición, y según las palabras de la productora Barbara Muschietti, debieron continuar sin ella.

 

Lo juro por Dios. Teníamos una franja de tiempo para grabar la película y ella no estaba disponible, así que ni siquiera hizo la audición. No lo sé, movería el cielo y la tierra para hacer que Swinton interpretara a un payaso malvado, pero esa sólo es mi opinión. Bill vino y voló nuestras mentes, porque estuvo haciendo su propia interpretación de Pennywise, muy erudito… muy familiar con la novela y con el Pennywise de la novela, lo que fue de gran ayuda para nosotros, porque comenzamos el casting con la idea del libro en mente.

 

 

Nosotros no podemos dejar de imaginarnos cómo habría sido ver a Tilda Swinton con un traje de payaso, para convertirse en la dueña de las pesadillas de todos aquellos que sufren de coulrofobia… se vale soñar, ¿no?