¿Se puede resistir una patada karateca en los bajos? Este maestro les da la respuesta

¿Pura concentración?, ¿trucos de cámara?, ¿estamos frente al abuelo de Goku?, no tenemos una respuesta clara, pero este video nos muestra que la resistencia del cuerpo es infinita: Bueno, igual un plomazo no lo resiste, aunque una patada, o muchas sí; de alguna forma hay que describir lo que sus ojos están por ver.

Mientras buscábamos imágenes que nos ayudaran a ilustrar el aguante que los mexicanos tenemos antes tantas desgracias deportivas y gandallas administraciones gubernamentales, nos encontramos con este video en el que un legendario maestro de las artes marciales reta a su pequeño saltamontes a que le acomode unos buenos guamazos.

 

A simple vista, el reto parece tener la balanza de un solo lado, pero las apariencias engañan y ni reuniendo toda su fuerza el jovial oriental consigue hacer mella en el curtido gladiador.

“¿Qué le haces al acero?”, le dice… o eso creemos, con nuestros escasos conocimientos de mandarín.

La prueba de fuego viene al final de la grabación, cuando el alumno le acomoda uno patines… de esos que quisiéramos darle al padre Maciel o –ya de perdis– a los preciosos amigos de Mario Marín. Pero el maestro ni se inmuta, ni una lagrimita.

Ya el golpe final es un alarde de inmortalidad.