Previo a elección presidencial, funcionario clave en proceso de Kenia es hallado muerto

El próximo 8 de agosto se realizarán elecciones presidenciales en Kenia, en un clima de evidente tensión. Acusado de actos de corrupción y de darle chance a la policía de arremeter violentamente contra manifestantes, además de haber cometido fraude electoral en dos ocasiones anteriores, el actual mandatario, Uhuru Kenytta, va por otro periodo. Sin embargo, ayer fue encontrado sin vida y con claros signos de tortura Chris Msando, quien estaba a cargo del sistema tecnológico con el que se daría conteo a los votos… un sistema que reduciría significativamente las posibilidades de chanchullo.

Esto ni el INE podría descartarlo como un acto que busca incidir en las futuras elecciones… no acusando a nadie, pero sí aceptando que el asesinato de Msando podría causar miedo y dudas en el electorado. “No hay duda, fue torturado y asesinado”, señaló Wafula Chebukati, presidenta de la IEBC.

De acuerdo con The Guardian, como director de información, comunicación y tecnología de la Comisión Electoral Independiente (IEBC) de Kenia, Msando tenía un papel clave en las elecciones presidenciales del próximo 8 de agosto, ya que participó de manera importante en el desarrollo de la nueva papeleta electrónica, así como en el sistema de registro de votantes de la IEBC. Además, participó en la creación de la tecnología que ofrecería mayor transparencia al proceso electoral, más que necesaria para los futuros comicios, en los que el actual presidente se medirá frente al veterano opositor, Raila Odinga, quien –inesperadamente– está más que cercano en las encuestas.  “No está claro si la brecha se está acortando, pero… ciertamente hay una percepción de que la oposición tiene impulso”, comenta Nic Cheeseman, profesor de la Universidad de Birmingham.

Odinga ya ha sido candidato presidencial en dos ocasiones. En ambos intentos acusó que hubo fraude electoral: en 2007, el conteo de votos se detuvo abruptamente… se les cayó el sistema. Afortunadamente, regresó sólo para que el Manuel Bartlett de allá anunciara que Kenytta le dio la vuelta al resultado y había salido victorioso de la contienda. En la segunda ocasión, en 2013, se presentaron diversas quejas por el mal funcionamiento de las máquinas electrónicas de votación. El resultado fue el mismo que seis años antes y los reclamos fueron desestimados.

En los últimos días Msando fue la figura que ofrecía confianza: en apariciones en TV, aseguraba que las elecciones (ahora sí) serían transparentes, ya que se contaba con tecnología que evitaría cualquier tipo de fraude. “El único problema es quién lo mató y por qué … Yo exijo del gobierno que proporcione seguridad a todos los miembros del IEBC, para que haya en Kenia elecciones libres y justas”, dijo Chebukati, adelantando que, pese a lo ocurrido, sí habrá elecciones.

Aunque se desestima que ocurran protestas del nivel de las registradas en 2007, en las cuales murieron más de mil personas, los analistas no dejan de prever que habrá enfrentamientos antes y después de conocerse los resultados.