Prohíben delfinarios en la CDMX, ya no se usarán mamíferos marinos en espectáculos

Para nuestra mala suerte, la medida no tiene nada que ver con que desaparezcan los eventos en los que las cúpulas políticas ungen a su elegido; sin embargo, no deja de ser una buena noticia… si es que se aplica de forma inteligente y no sale como aquella con la que se prohibió el uso de animales en circos, lo cual era bueno… hasta que vimos que nunca se planeó dónde meter a tantos elefantitos, leones, jirafas, etc, y estos murieron. Aunque unos dicen que eso fue puro mito urbano.

El caso es que los miembros de la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México llegaron al acuerdo de que es buen momento para acabar con cualquier práctica en la que tengan que ver delfines. Por ello, decidieron aprobar reformas con las que desde ahora quedan prohibidos los delfinarios, así como la utilización de los parientes de Flipper (y cualquier otro mamífero marino) en actividades de exhibición, manejo, adiestramiento, terapia e investigación científica.

Así que, si para su próxima fiesta tenían planeado ser la sensación al poner en medio de la sala a una morsa o un león marino, vayan descartando esa posibilidad, ya que – según Javier López – no hay forma de catafixiar la decisión: ninguna especie marina podrá ser utilizada en eventos públicos o privados. Por cierto, el Javier López de esta nota no es Chabelo, sino el presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea Legislativa.

Las reformas a las leyes capitalinas para Celebración de Espectáculos Públicos y Protección a los Animales establecen que, en caso de que no quieran liberar a Willy, podrían hacerse acreedores a multas que van de las mil 500 a las 4 mil unidades de medida y de actualización… que en lenguaje coloquial vienen siendo de 113 mil a 300 mil pesotes. Claro, las autoridades les dan chance de despedirse y concederán un plazo de tres meses para que todos los propietarios de animales mamíferos coloquen a estos en espacios adecuados, donde no sean víctimas de maltratos ni estén en el total desamparo.

Javier López recalcó que las reformas se dieron en respuesta a la existencia de delfinarios que operan en la Ciudad de México sin los permisos necesarios y, en el caso de quienes usan delfines con fines terapéuticos, indicó que no hay evidencia científica que sustente las afirmaciones de que nadar con estos animales ayude como tratamiento afectivo a cierto tipo de personas.

Respecto a quienes nomás les gusta ir a ver cómo azotan a los animalitos como mero entretenimiento, señaló que para eso están las corridas de toros… bueno, eso  no lo dijo el legislador, pero ¿a poco no siguen siendo opción?

 

Comentarios