En clima tenso con Corea del Norte, Estados Unidos prueba con éxito misil balístico intercontinental

Y en la sección “Ves que el niño es risueño y le haces cosquillas”… hace unas semanas las fuerzas armadas de Corea del Norte probaron exitosamente que sí tienen con queso las quesadillas cuando de misiles se trata. Después de eso, el flamante secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, llegó a ponerle sal al tlaconete al señalar que era momento de tomar acciones que detuvieran “la amenaza mundial” que representa el desarrollo del programa nuclear del gobierno de Kim Jong Un… y de ahí, cada bando sólo está esperando a ver qué hace el otro, para reaccionar de forma no muy pacífica. Y claro, en medio de la bronca está la humanidad entera.

Pues bueno, como ya estaba muy tranquilo el asunto y el cielo estaba despejado, la armada de Estados Unidos decidió que hoy era buen día para demostrar que tiene con qué responder en caso de que “alguien” decida atacar. Desde la base militar de California fue lanzado con éxito el “Minute III”, un misil intercontinental que pudo recorrer sin ningún problema parte el Pacifico, para llegar hasta el atolón de Kwajalein.

De acuerdo con EFE, el lanzamiento se realizó alrededor de las 2:30 de la mañana (hora local) y, aunque no contó con carga explosiva, fue una demostración de que la actividad nuclear de Estados Unidos “es segura, eficaz y está lista para poder disuadir, detectar y defender al país y sus aliados de los ataques”, señaló la Fuerza Aérea estadounidense en un comunicado. Hay que señalar que esta no es la primera vez que los gringos hacen una prueba de este tipo, de hecho, ésta fue la cuarta en lo que va del año.

¿Qué, creen que quieren demostrarle algo a Corea del Norte?… no, cómo creen.

La Fuerza Aérea señala que esta prueba no debe tomarse como una respuesta a las recientes acciones de Corea del Norte, ya que el propósito del lanzamiento fue simplemente checar la “efectividad, velocidad y precisión del sistema”… y pues sí, ya se dieron cuenta que sí tienen todo preparado para responder a… no sé, que Kim Jong Un quiera atacar a Estados Unidos como indirectamente lo dio a entender con la prueba balística que realizó el pasado viernes, en la cual lanzó un misil que – de haber seguido su trayectoria – podría haber llegado a Denver o Chicago, señaló The Washington Post.

Ayer, el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, volvió a declarar sobre la tensión que existe entre Estados Unidos y Corea del Norte. Pidió al gobierno de Kim Jong Un no ver a la administración de la Casa Blanca como “enemigo”… “No buscamos la caída del régimen. No buscamos una reunificación acelerada de la península”, señaló Tillerson, a la vez que solicitó a China poner las condiciones para establecer un diálogo con Pyongyang.

Pero bueno, todo se vino abajo cuando Trump por su lado le aseguró al primer ministro de Japón, Shinzo Abe, que “Corea del Norte es una amenaza directa, seria y grave”.

Comentarios