Exigen liberación de detenidos tras manifestaciones contra EPN en Chiapa de Corzo

Aunque el presidente ni está enterado (o si lo está se hace que la Virgen le habla), hasta el momento las personas que fueron detenidas tras las manifestaciones realizadas en Chiapa de Corzo continúan en prisión. Su delito: instigar a la población a manifestarse contra el Ejecutivo. Por lo anterior, cerca de 3 mil personas salieron a la plaza central de la ciudad a exigir la liberación de las cuatro personas detenidas, las cuales son calificadas como “presos políticos”.

A la exigencia de ciudadanos se unieron dos contingentes de maestros pertenecientes a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE). Los detenidos son identificados como César Augusto Cruz Santiago, Carmen de Jesús Martínez Sánchez, Epifanio Domínguez Morales y Erick Iván Díaz Turra.

Por su parte, el ayuntamiento de Chiapa de Corzo difundió un comunicado en el que apuntó que los susodichos fueron detenidos por su participación en disturbios presentados a la par de las manifestaciones en contra de EPN. Pero esto y más les será aclarado a los familiares de los detenidos y a los presidentes de barrio este viernes, ya que se realizará una mesa de negociaciones con las autoridades del gobierno estatal.

“Es de importancia precisar que dicha acción penal proviene de las autoridades competentes en materia y no por el H. Ayuntamiento Municipal como se ha manejado en medios de comunicación y en redes sociales, por lo que es importante que a través del diálogo se dé una solución que conlleve a un mejor bienestar y paz en el municipio de Chiapa de Corzo”, apunta el comunicado del ayuntamiento de Chiapa de Corzo.

Recordemos que anteriormente los familiares de los detenidos señalaban al alcalde local Sergio David Molinar, y al diputado local, Limbano Domínguez, de directamente haber señalado a las personas que participaron contra el presidente, cuando éste visitó la localidad para dar visto bueno a la rehabilitación de monumentos históricos.

También hay que recordar que después de las protestas del pasado 7 de agosto (en las que se declaró a EPN como persona “non grata”), las cosas subieron de nivel y grupos de manifestantes retuvieron a elementos de la policía; además, se destruyó un autobús en el que estos fueron transportados. La liberación de los agentes se dio gracias a que las autoridades se comprometieron a no proceder legalmente contra ninguno de los involucrados en las protestas. Pero bueno, a final de cuentas no fue así.

Comentarios