16 años de ‘Turn on the Bright Lights’, el icónico álbum debut de Interpol

Han pasado 16 años desde que una banda neoyorquina llamada Interpol, publicó su primer álbum bajo el nombre de Turn on the Bright Lights, sin saber que en poco tiempo formarían parte de uno de los últimos movimientos musicales más importantes de la gran ciudad, convirtiéndose en la mayor influencia de otras bandas de su generación como The Killers.

Interpol

Todo comenzó en 1997 en la Universidad de Nueva York, pues fue Daniel Kessler el encargado de conectar con cada integrante de diferentes formas. La idea de comenzar una banda surgió como un comentario a su Greg Dudy, quien le fue asignado como compañero de dormitorio, y más tarde ambos realizaron unas cuantas sesiones improvisadas aprovechando que Dudy estaba aprendiendo a tocar la batería. Aunque Kessler no se sentía del todo a gusto con este “flojo y mal” resultado y pasó un buen rato en su búsqueda de otros músicos.

Fue entonces como ocurrió su particular encuentro con Carlos Dengler durante una clase sobre la Primera Guerra Mundial, luego de acercarse para hacerle un cumplido sobre sus zapatos; mientras que Dengler y Paul Banks se conocieron en los dormitorios cuando éste último se apareció utilizando ropa negra y un enorme crucifijo. Curiosamente, Kessler y Banks se conocieron unos cuantos años antes durante un programa de verano en París, así que al encontrárselo en la calle recordó que él tocaba la guitarra y no pensó dos veces antes de invitarlo a la banda.

Los cuatro se reunieron a crear un par de canciones en los Funkadelic Studios aún sin tener un vocalista definido. Al ser el fundador de la banda, Daniel Kessler consideró hacerse cargo del micrófono, aunque la magia ocurrió al momento de que Paul Banks lo ayudara a terminar la letra de una canción y éste se animara a cantarla sorprendiendo a Dengles y Kessler de inmediato. Muchos años después descubrimos que esto fue parte del orgullo de Banks como poeta, pues debido a su experiencia sentía que nadie más podía cantar sus propias canciones y tenía que tomar control de la situación.

Con un extraño sentido de la moda, sus primeros temas surgieron de forma natural, al grado de conseguir multitudes considerables en sus presentaciones sin siquiera haber escogido el nombre de la banda. Entre algunas de la opciones a elegir estaba The French Letters y Las Armas, aunque definitivamente tenemos que agradecerle a un amigo de Paul Banks, y su peculiar forma de pronunciar “Interpol”, como un detonante para que eligieran esta palabra como su nombre definitivo y lanzaran su primer EP, Fukd ID #3, a finales del año 2000. Este trabajo incluye las primeras versiones de “PDA”, “Roland” y “5” (que originalmente apareció en un demo junto a estas dos piezas bajo el nombre “Get the Girls”, grabadas en 1998, mientras que “Precipitate” surgió en 1999.

Ese mismo año Greg Duty dejó la banda para enfocarse en su proyecto Hot Cross y dedicarse a dirigir su propia disquera Level Plane Records. El reemplazo ideal llegó con Sam Fogarino, quien fue invitado por Daniel Kessler luego de que ambos se conocieran trabajando en una tienda de ropa usada. Antes de eso Fogarino tocaba para Blasco Ballroom, una banda de folk pop, con ansias de volver a rockear en grande.

Otro dato curioso es que en un segundo EP llamado Precipitate en 2001, Interpol publicó la primera versión de “A Time to Be So Small”, la cual más tarde sería utilizada en Antics.

A pesar de todo su popularidad no era tan grande con el surgimiento de tantas bandas del nuevo mileno como The Strokes y en un principio Matador Records no se animó a firmar contrato con la banda, hasta que escucharon a Interpol en el programa de DJ John Peel en BBC Radio, en una pequeña sesión que lanzaron bajo el nombre de Peel Sessions. Gracias a esto, después de tanto tiempo, su álbum debut Turn on the Bright Lights fue publicado el 19 de agosto de 2002 en Reino Unido y al día siguiente estuvo disponible en Estados Unidos.

Fue grabado en los estudios Tarquin en Bridgeport, Connecticut, con Peter Katis como productor, quien ya había trabajado con grupos como The National y Frightened Rabbit. Debido a su experiencia este álbum fue concebido en un par de semanas. El único inconveniente fue que no alcanzó el éxito esperado en las listas de popularidad, aunque de todas formas logró vender 15 mil copias en su primera semana con ese oscuro y misterioso sonido fue comparado en varias ocasiones con Joy Division y The Smiths con un sólido estilo de post punk. A pesar de estas críticas positivas, Paul Banks aclaró que Kurt Cobain fue una de sus mayores influencias con Nirvana.

Entre las canciones de Turn on the Bright Lights encontramos datos poco usuales, como el escepticismo de Paul Banks al momento de que “PDA” quedara en el corte final, ante la insistencia del productor quien aseguraba que ésta se convertiría en un enorme hit. Sin embargo, este hombre no estuvo convencido con “The New” hasta la mezcla final, que incluso se dice, logró hacerlo llorar. El intro de “Stella Was a Diver and She Was Always Down” fue grabado mientras Banks improvisaba con hielo en su boca, y claro que no podemos dejar de lado el hecho de que este álbum nos regaló “Obstable 1”, una de las mejores canciones de la banda que se convirtió en todo un himno durante sus presentaciones.

Para cerrar con broche de oro, la icónica portada del disco es una fotografía de Sean McCabe, quien trabajaba en MTV con Peter Katis y cuando le pidieron que los ayudara con alguna fotografía, al no saber nada sobre Interpol prefirió regalarles una imagen de su propia colección. Esa foto de un teatro de Londres tiene un diseño sobrio que de alguna extraña forma logró englobar el concepto del álbum.

Un disco precursor en la escena del indie rock que abrió paso a una nueva generación en la música durante la escena de Nueva York y Estados Unidos y que merece ser celebrado en grande. No por nada Interpol dedicará los últimos meses del 2017 a una gira de aniversario donde lo tocarán en su totalidad. Nosotros no queríamos quedarnos atrás y por eso aquí les dejamos una edición lanzada en 2012 con las canciones remasterizadas y algunas rarezas.

Comentarios