Ser popular no trae felicidad, o al menos eso es lo que dice la ciencia

A pesar de los avances tecnológicos y sociales que tenemos hoy en día, la realidad es que una gran mayoría de la gente busca ser popular. Desde toda nuestra vida infantil, hasta la adulta, nunca falta el grupo de personas que se sienten como la última Coca-Cola del desierto.

Claro, viendo que los humanos somos criaturas sociales no es de sorprenderse que la búsqueda por llamar la atención y tener cierto tipo de ventaja sobre los demás, es algo que nos perseguirá por toda nuestra existencia.

Chicas populares

Sin embargo, tal parece que esta búsqueda es infructuosa, ya que el mantenerse popular puede causar más daño a la autoestima. Según un estudio realizado en la Universidad de Virginia durante los últimos 10 años, ha descubierto que a la larga, los populares les cuesta más trabajo crear lazos con otras personas:

“Los adolescentes que ponen más énfasis en ganar o mantener la afiliación de sus compañeros en vez de enfocarse a crear fuertes e intimas amistades, no les va bien después. Los autores dicen que los jóvenes que estuvieron más enfocados en su estatus, recompensas a corto plazo, no tuvieron los mismos beneficios positivos y recíprocos de una verdadera amistad.”

Gracias a un reporte de la ABC, conocimos parte de los resultados del estudio, el cual también fue publicado en el diario de Desarrollo Infantil. Siguiendo a 169 estudiantes de preparatoria, encontraron que la búsqueda de popularidad está conectada a temas de depresión, ya que basan su autoestima en su aceptación social.

Después de hacer un análisis para encontrar a los estudiantes más populares, se encontró que estos no son más felices que los inpopulares, quienes por lo general crean lazos más fuertes entre ellos, en vez de la superficialidad de los grupos sociales más aceptados.

“Los jóvenes con niveles más altos de unión con sus amigos parecen gozar de una mejor salud psicológica, ajuste psicosocial, y una mejor respuesta al estrés durante la adolescencia. En general, los adolescentes con amistades cercanas reportan niveles altos de felicidad que aquellos sin ellas.”

Si bien es cierto que no le han encontrado tres pies al gato, es innegable que aún hoy, los adolescentes buscan popularidad, a pesar de que esto les traiga amistades falsas. Y con las redes sociales esto se ha convertido en algo mucho peor, ya que a veces pareciera ser que lo único que importa es cuántos likes se tienen en un post.

En fin, no hay nada mejor que reunirse con buenos amigos y pasar un buen rato, en vez de juntarse con gente que no más no tiene nada bueno que darnos.

Comentarios