¿Se les olvidó por qué salió de Hacienda? celebran develación de retrato de Videgaray en Palacio Nacional

Muy pronto se les olvidó a los del gobierno federal que Luis Videgaray fue despedido… digo, renunció a su cargo como secretario de Hacienda por la ola de críticas que generó el encuentro entre EPN y Donald Trump, cuando éste era candidato a la presidencia de Estados Unidos con una campaña basada en moler con sus palabras a los mexicanos… así que, desde ayer, el retrato del ahora canciller figura en el salón de retratos de las oficinas de Hacienda, en el Palacio Nacional.

“No manchen, esos retratos se ponen de cajón”, dirán los que no ven nada de malo en que la cara del ahora canciller engalane las paredes del recinto ubicado en el Centro Histórico… y quizás no, pues es por mero protocolo, pero lo que no deja de ser curioso es la forma en que Meade, Nuño y demás miembros del gabinete le rindieron honores a un hombre que hubiera quedado en el olvido, de no ser por la victoria del republicano en las elecciones estadounidenses.

Después de ser parte del equipo de campaña presidencial de EPN, Luis Videgaray fue colocado en la Secretaria de Hacienda, cargo que ostentó de 2012 hasta que tuvo la genial idea de reunir a Peña Nieto con Donald Trump, en ese entonces aspirante a la Casa Blanca… cuando se dedicaba (más) a dar discursos llenos de desprecio contra los inmigrantes mexicanos a los que no bajó de rateros, violadores y vendedores de droga… y de paso, amenazando con cobrarle a México por la construcción del muro fronterizo reloaded.

Tras el ridículo que hizo EPN al ayudar a levantar la campaña de Trump y, de paso, ser despreciado por Hillary Clinton, Videgaray fue despedido… digo, salió del gabinete presidencial en septiembre de 2016. Y justo cuando ya nadie lo pelaba (y ostentaba una deprimente barba hípster), ocurrió la sorpresiva victoria del magnate en los comicios estadounidenses… y con ello, el regreso triunfal de Videgaray, ahora como secretario de Relaciones Exteriores, cargo al que llegó para “aprender”.

En fin, por tan notable paso por la Secretaría de Hacienda (en donde lo más recordado es un acto diplomático), ahora es reconocido.