Y en la imagen del día… la “felicidad” de un asesino serial condenado a 71 años de prisión

Un asesino serial acusado de apuñalar en 98 ocasiones a una de sus víctimas se alegró de manera escalofriante al saber que pasará 71 años en prisión. ¿Por qué? Muchos pensaron que nomás fue para fregar a las familias de las mujeres que murieron a manos del sujeto, pero éste aclaró a gritos: “¡Al menos todavía estoy vivo!”

Cameron Wilson, nombre de este raro espécimen, fue encontrado culpable en una corte sudafricana de 13 cargos, incluyendo cinco asesinatos, una violación y tres intentos de homicidio. Al conocer el veredicto del jurado, Wilson –de 20 años– celebró como si el Pumas le hubiera dado la vuelta al Veracruz. Sonrió, aplaudió y, muy gustoso, se dejó colocar las esposas para ser conducido a la celda donde se pasará poquito más de siete décadas.

De acuerdo con The Daily Mail, entre las cinco personas que asesinó, se encontraba una joven de sólo 16 años que, además de ser violada y apedreada por el güey éste, su cuerpo fue encontrado con rastros de haber sido encendido en llamas. A otra de sus víctimas la apuñaló en 98 ocasiones.

La alegría de este sujeto no sólo llegó hasta saber su destino. Desde que escuchaba cómo la jueza enlistaba sus crímenes, Wilson dibujó una sonrisa en sus labios. Enojados, los familiares de las víctimas le gritaron “te pudrirás en el infierno”.

Y, a pesar de todo lo hecho, podría salir libre… en 25 años, cuando sea su primera audiencia para otorgarle libertad condicional.  Algo que, para quienes conocieron a detalle la forma en que realizó los crímenes, debería ser evitado a toda costa: “fue cruel y los crímenes que cometió fueron horribles. Despreciaba a las mujeres y disfrutaba manipulándolas”, señaló la fiscal de Estado, Carine Teunissen.

Comentarios