La Masacre en Texas se inspiró en… ¿una tienda departamental?

La reciente muerte del gran Tobe Hooper todavía es un tema que está en boca de todos los fans del cine de horror, ya que varios de éstos están mirando de nuevo sus películas. A pesar de que Poltergeist es considerada como una joya por si misma, la gente se está concentrando más en La Masacre en Texas, ya que esta dio vida a un ícono que, tras su primera aparición, ha regresado a la pantalla grande en varias ocasiones y bajo la dirección de otros cineastas.

Al recordar esta cinta, no pudimos evitar pensar en un dato curioso que ha estado flotando por Internet desde hace unos años. Este revela que la idea de un asesino con una sierra eléctrica llegó a la mente de Hooper en un sitio poco convencional, bajo circunstancias que todos consideraríamos como… “curiosas”.

Según lo que el director le dijo a Interview Magazine en 2014, todo comenzó durante sus vacaciones (una fecha que no recuerda con exactitud) en 1972 o 1973. Él fue de compras a una tienda departamental y, de acuerdo con lo que expresó, “ya no podía esperar para salir de ese lugar”.

“Habían miles de personas ahí y yo sólo caminaba a través de ellos para salir, así que me encontré en el departamento de maquinaria”, agregó Hooper. “Miré hacia abajo y habían varias sierras eléctricas a la venta. Yo pensé, ‘Si enciendo la sierra, todas estas personas saldrían corriendo de aquí. Estarían fuera de mi camino’. Así nació la idea de la sierra. Obviamente no hice nada malo en esa ocasión”.

El resultado fue La Masacre en Texas, un gran filme que asustó a chicos y grandes en 1974. Uno que es considerado como una gran influencia en el rubro del horror, haciendo énfasis en el subgénero de los slashers estadounidenses por las fuertes reacciones que provocó.

La película fue prohibida durante 25 años, pero si la miran detenidamente, hay muy poca sangre. El director mencionó que ese era uno de sus secretos para hacer que la audiencia viera más violencia de la que había realmente. ¿Funcionó? Bueno, la respuesta es más que obvia.