¿Sería una catástrofe la salida de EEUU del TLC? Especialistas de la UNAM responden

Que si escribió un tuit, que si ya aceptó renegociar, no, que siempre sí se sale … así nos trae en los últimos días Donald Trump, ahora que ya comenzaron las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio (TLC). Y aunque ya muchos ni le hacen caso a su blofeo, otros se muerden las uñas esperando que al republicano no se le aloque y cumpla su palabra. Sin embargo, expertos de la UNAM señalan que, en verdad, no se acaba el mundo ni se vendrá una catástrofe económica en caso de que Estados Unidos decida salirse del Tratado. ¿Saben por qué?

Porque somos una gran nación… No, lejos de la palabrería de algunos políticos que aparecen en spots vestidos como el mono de Toy Story mientras se echan una carne asada, los académicos universitarios señalan que ante tal panorama no pasaría gran cosa debido a que las economías de los países están integradas. Además, si bien sí sería un fuerte impacto para la economía mexicana, ésta sólo se tendría que diversificarse para sacar el barco a flote.

“México se vería obligado a diversificar su comercio, disminuir la dependencia histórica del mercado estadounidense y escapar, o al menos alejarse, del ‘campo gravitacional’ geopolítico de EU”, señaló Eduardo Rosales Herrera, de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán, en la conferencia “¿Tiene futuro el Tratado de Libre Comercio de América del Norte?”

Y no se preocupen: la competitividad de los productos mexicanos está sustentada en los bajos salarios de los trabajadores, así que no faltará quien –así como los gringos y canadienses– quiera aprovecharse de que nuestro país, digo, establecer fuertes vínculos comerciales con México, país que sigue siendo “maquilador y [en donde] la pobreza aqueja a la mitad de la población”, agregó el catedrático.

Por lo anterior, en lugar de que las autoridades anden ofreciendo lo que no se tiene para que continúe el mentado Tratado, se debería de reconocer que no se puede seguir sacrificando la mano de obra nacional ni “continuar con una política salarial que paga sueldos de miseria”, sentenció Rosales porque ni el TLC como está ni renegociado ayudará a cambiar las desigualdades que existen entre los países participantes: “la nuestra es una economía 20 veces menor que la estadounidense, postagrícola, mientras que la Unión Americana está en la era postindustrial”.

“No, pero es que Trump dice que nosotros somos los aprovechados… así que estaríamos bien güeyes si lo dejamos salirse”, dirán quienes ruegan porque Guajardo, Videgaray y compañía hagan lo imposible para continuar con el tratado que lleva 23 años en vigor. Bueno, quizás lo que Trump no sabe para decir eso es que desde 1994, el trabajador estadounidense ha incrementado su poder de compra 34%, el canadiense 38%, mientras que el mexicano lo ha DISMINUIDO 4%.

No pues sí… somos bien aprovechados.

Por su parte, Martín Iñiguez Ramos, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS), lamentó que uno de los temas que no está siendo abordado en las negociaciones del TLC es el migratorio, esto pese a que la población de origen mexicano en EU supera los 30 millones y que todos los días llegan deportados a territorio nacional. “El tema no se abordó porque al gobierno mexicano no le interesa, pues está más enfocado en la parte económica, industrial, comercial y financiera, y se le olvida que la primera entrada de divisas es por las remesas”.

Mientras que Rosales se mostró un poco optimista al remarcar que “¡hay vida fuera del TLC!” (y si no creen ahí está Chile), Iñiguez no dio mucho aliento… y no porque no haya más allá del Tratado, sino porque los encargados de la economía nacional siguen sin ver hacia otros mercados y, ya que estamos subyugados a la economía estadounidense, pues la renegociación no será muy pareja. ¿Y el factor Trump? Nah… “las economías están integradas, independientemente de quién sea el presidente”.

Comentarios