Houston no está pensando en NFL, pero son favoritos en su división

La situación en la ciudad de Houston es sumamente complicada. El huracán Harvey dejó daños impresionantes, Donald Trump no ha respondido del todo bien a la situación y en lo que menos piensan es en la NFL.

Aún no se sabe si se podrá iniciar la temporada regular en el NRG Stadium o no. A pesar de todas estas problemáticas y cuestiones fuera del campo, los Texans siguen siendo favoritos para ganar la AFC Sur.

Todo comienza por la defensa. El regreso de un JJ Watt saludable nos dará una de las combinaciones más peligrosas en toda la liga. El ala defensiva se vuelve a encontrar con Jadeveon Clowney que en su ausencia tomó el mando de su escuadrón.

Si Brian Cushing logra mantenerse un poco sano (se ve difícil) y Whitney Mercilus mantiene en nivel, aguas con esta defensa.

Eso sí, necesitan equilibrio. El ataque terrestre está seguro con Lamar Miller acarreando el ovoide. Tienen un receptor grandioso en DeAndre Hopkins y solo falta ver quién será el que le lance los pases. Todo apunta a que será el novato DeShaun Watson pero ya saben que en la NFL nada es seguro.

Foto: Getty Images

Solo un escalón por debajo de Houston están los Tennessee Titans. Un equipo que hace dos años parecía en completa reestructuración ahora es candidato firme a meterse a los playoffs, ya sea como ganador de división o comodín.

La evolución de Marcus Mariota ha sido excepcional. Para su tercer año esperamos sea mejor y eso ya es mucho decir. Es un mariscal de campo que si se puede comparar podría ser con Russell Wilson, aunque más alto. Sabe cuando correr si es necesario y puede hacer todos los pases que se le pidan.

En sus hombros están las aspiraciones de su equipo. Sin Mariota los ex Oilers son una franquicia totalmente diferente.

Empero, hay un detalle. Marcus viene de una lesión bastante grave. Por lo tanto, tendrá que apoyarse mucho más en el monstruo de dos cabeza que tiene en el backfield. DeMarco Murray y Derrick Henry tendrán mucha chamba y muchos puntos en el Fantasy.

Foto: Getty Images

En tercer lugar llega un equipo que parece ser una total incógnita. Los Indianapolis Colts hace dos años parecían candidatos al Super Bowl, ahora no sabemos si por lo menos aspiran a postemporada.

Andrew Luck se la ha pasado lesionado en las últimas temporada. Uno de los talentos más prometedores de la NFL se ha quedado en eso por arriesgar de más. Asimismo, su contrato multimillonario terminó perjudicando a su franquicia

Luck ocupa tanto espacio en el tope salaria que a Ryan Grayson le complicó su trabajo. Tanto que terminó sin él y ahora su puesto lo tiene Chris Ballard. Tanto dinero invertido en un jugador les provocó la fuga de talento y la poca habilidad de maniobra en la agencia libre.

Si su mariscal de campo está sano las cosas podrían mejorar para los Colts. Si no es así, una limpia de equipo por el proyecto fallido podría estar en camino.

Foto: Getty Images

Finalmente están los Jacksonville Jaguars. Ah esta franquicia que si no estuvieran los Browns estaría aún más en el fondo de la NFL.

Ya van dos temporadas seguidas que se piensa que los Jaguars serán la revelación de la liga. Tienen el talento, pero de plano les falta algo. Esta temporada nadie o casi nadie va a caer en esa trampa. ¿Por qué? No tienen mariscal de campo. Cuando parecía que Blake Bortles daba el salto se nos cayó y feo. Será el titular en la primera semana, pero en cuanto tenga errores Chad Henne entrará.

Si Jacksonville se hiciera un favor firmaría a Colin Kaepernick. Kap no es la solución, pero sí un parche a una situación desastrosa. Tendrían un buen ataque terrestre y con los receptores que tienen, sería difícil que Colin falle tanto como Bortles y Henne juntos.

Este será otro año en el fondo para esta franquicia en la AFC Sur. Verán a los otros pelear por playoffs mientras ellos buscan sobrevivir para no ser el peor equipo en la liga.

Pleca Instagram Deportes