“Días buenos, malos… y peores”, es lo que se espera de las negociaciones del TLC: Guajardo

Con la renegociación del Tratado de Libre Comercio en puerta (o quién sabe, porque también puede no darse), el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, quiso ser muy “claro” y no dar falsas expectativas… y como no es adivino, cubrió todos los frentes posibles:

Las negociaciones serán como una “montaña rusa”, donde habrá días buenos, unos malos y otros peores, señaló, sin especificar en cuál orden. Aunque, así como se ve, hay la posibilidad de que se tenga un final no tan feliz: pidió no desestimar la posibilidad de que llegue el escenario en el que no haya TLC. ¿Y sería tan malo? Pues ahí está la Unión Europea.

Durante su participación en la XI Reunión plenaria de los Senadores del PRI, el titular de Economía como dijo una cosa dijo otra, pero medio trató de explicar que la incertidumbre sobre los acuerdos que se alcancen con el TLC no es su bronca, sino de Trump, quien con sus señalamientos hace que no se pueda descartar un impasse.

En lo que a él respecta, Guajardo señaló que en su visión de futuro no está el “andar pichicateando” los acuerdos. Lo que quiere es llegar a un TLC que beneficie a los tres países involucrados (México, Estados Unidos y Canadá), pero “tampoco vamos a estar en la mesa a cualquier precio”.

Será el próximo viernes 1 de septiembre cuando se dé inicio con la segunda ronda de negociaciones para modernizar al TLC. Debido a la tensión que Trump le ha puesto al asunto con sus tuits, Guajardo consideró que existe la posibilidad de que ese mismo día se establezca un impasse, lo cual no debe tomarse como un fin definitivo del Tratado… más bien como un paréntesis en las negociaciones.

Si es que llega a darse el rompimiento del TLC, Guajardo pidió a los senadores estar preparados, ya que serán ellos los encargados de establecer las reglas para que la confianza del inversionista permanezca intacta. “México pudiera sustituir esa certidumbre jurídica para la inversión a través de legislaciones emitidas por ustedes, por establecerla para que inversionistas de donde sean se sientan garantizados por la legislación nacional permitiéndole la libertad de defender sus derechos fundamentales”.