La experiencia de Carlos Lang al retratar la realidad en Somalia

En un mundo en el que cada nación enfrenta sus propios problemas, es difícil que las personas pongan atención a lo que sucede fuera de su hogar, su vida laboral o su círculo social; ya ni hablar de situaciones que ocurren más allá de su entorno. Pero cuando le damos la vuelta y queremos ayudar a los demás, estén en donde estén, las fronteras se borran y nos convertimos en una gran familia. Así es la historia de Love Army, una iniciativa que busca a ayudar a quien más lo necesita.

¿Cómo empezó Love Army y cómo ayudan?

Gracias a una invitación del YouTuber mexicano Juanpa Zurita, el fotógrafo y diseñador Carlos Lang realizó un viaje a Somalia para formar parte del proyecto altruista Love Army. Éste surgió gracias al influencer francés Jerome Jarre, quien ha logrado recaudar más de 3.5 millones de dólares con el propósito de proveer alimento y agua a algunas de las comunidades más necesitadas en en todo el planeta, enfocándose ahora mismo en aquel país.

Por si fuera poco, la iniciativa también ha recibido ayuda económica de celebridades como Ben Stiller y otros personajes reconocidos internacionalmente. Esto ha dado pie a que se entreguen 600 toneladas de comida y más de tres millones de litros de agua a lo largo Somalia.

El trabajo de Lang no sólo tuvo que ver con la realización de este viaje y el asunto de ayudar a repartir las provisiones, ya que también se logró documentar una serie de escenas increíbles de esta aventura.

Lang y su experiencia con el proyecto

Al haber colaborado anteriormente con Juanpa, Carlos tuvo la oportunidad de formar parte del club de producción en el proyecto. Para llegar a Somalia emprendieron cuatro vuelos diferentes y una vez ahí, se dieron cuenta de que la situación era más difícil de lo que pensaban.

Según sus propias palabras, se trata de una de las experiencias más duras que ha vivido en toda su carrera. El hecho de mirar a su alrededor y ver a una población devastada por el hambre, la pobreza y sobre todo la violencia, generó una carga muy pesada en su consciencia. Incluso pudo notar que algunos de los lugareños sentían vergüenza de tener que recibir apoyo externo, ya que muchos de ellos tenían un estilo de vida totalmente diferente hace apenas unos años.

Durante la semana que permanecieron ahí el fotógrafo se dio cuenta de que los somalíes eran personas que vivían con mucho miedo, pero eso no evitó que algunos de ellos demostraran gran calidez con quienes les brindaron su apoyo.

A pesar de que las circunstancias no eran para brincar de alegría, Lang se dio cuenta de que su trabajo no sólo estaba en brindar apoyo con los alimentos. Su misión también requería el retratar los sentimientos generados durante su experiencia, de modo que pudiera compartirla con el mundo y que éste fuese capaz de ver la crisis en Somalia.

Tras finalizar su excursión, Lang ha decidido no detenerse en esta larga cruzada por ayudar a quien más lo necesita. Sus proyectos a futuro no sólo incluyen seguir viajando por el mundo para documentar la situación que se vive en países afectados por distintas causas, sino en poder describir cada detalle de una manera especial. Tal vez pronto conozcamos detalles de algún libro que nos cuente más acerca de estos viajes.

(Todas las fotografías fueron tomadas con un iPhone 7 Plus)
Comentarios