Despluman a plomazos a narcopaloma en una cárcel de Argentina

Hay algunas historias que por más que tratamos de encontrarles sentido o lógica alguna, difícilmente podemos explicar. Uno de estos capítulos inverosímiles ocurrió durante el pasado fin de semana allá por tierras gauchas. La historia es esta: durante la celebración del Campeonato Interregional “Medio País 2017”, en el autódromo de La Pampa, Argentina, se soltaron 15 mil palomas. Hasta ahí todo normal, salvo que uno de estos animalitos volaba de infiltrado entre los demás. De repente, esta ave se separó de las demás y cambió rumbo hacia la Colonia Penal de Santa Rosa —un centro penitenciario argentino—; la narcopaloma iba cargada con una mochilita retacada de 44 pastillas (Rivotril, Clonazepam), 3.5 gramos de marihuana mezclada con pastillas, 4 gramos de marihuana compactada y hasta una memoria USB.

Llevaba amarrado un retazo de tela con forma de mochila, en cuyo interior había estupefacientes, según arrojaron los análisis realizados mediante el narcotest“, informó el Servicio Penitenciario Federal. De acuerdo con las autoridades, los internos —o “residentes”, como los conocen en esta prisión— habían entrenado a la narcopaloma para hacer hasta diez viajes al día. Los policías se prepararon para interceptarla a la hora de su última corrida. El diario español El País asegura que el ave murió tras recibir un plomazo. La imagen de su cuerpo inerte le ha dado la vuelta al mundo a través de las redes sociales.

Narcopaloma en Argentina
Foto: El Clarín

Aunque pareciera difícil de creer, este no es el primer caso documentado de una paloma traficante de droga. A finales de mayo, oficiales aduaneros de Kuwait detuvieron a uno de estos animales cargando una mochilita llena de drrrrooogas. En 2015, guardias de una prisión de Costa Rica atraparon a otra paloma cargada con 14 gramos de cocaína y otros tantos de marihuana. La narcopaloma tica fue detenida y llevada a un refugio de aves. En 2011, la policía de Colombia detuvo a otra palomita que también llevaba drogas a una prisión. La paloma fue identificada debido a que no podía alzar el vuelo: sus propietarios la habían sobrecargado con cocaína y marihuana. Esta ave quedó bajo la custodia de la Policía Ambiental y Ecológica de la ciudad.

Según el periódico de Argentina El Clarín, emplear a estos animales en labores propias del narcotráfico no es un método novedoso. En agosto de 2013, las autoridades de aquel país dieron con una banda de traficantes que realizaban todas sus operaciones a través de palomas mensajeras. En esa ocasión detuvieron a tres y rescataron a alrededor de quince narcopalomas; dos de ellas estaban entrenadas para realizar entre diez y quince viajes por día.