Los Atlanta Falcons por la redención en la división más impredecible de la NFL

Los Atlanta Falcons deberían de haber llegado a esta temporada como los vigentes campeones del Super Bowl; sin embargo el equipo de Matt Ryan se las arregló para de alguna forma desperdiciar una ventaja de 28 puntos frente a los New England Patriots… 28 PUNTOS.

La manera en la que los Falcons tiraron a la basura una temporada completa en los últimos minutos fue tan ridícula que quizá ni siquiera el mismísimo Cruz Azul podría igualarla. Ahora es momento de que el equipo de Dan Quinn encuentre una forma de compensar a sus fans por la terrible forma en la que perdieron el Super Bowl LI.

Sin embargo, esto no será nada sencillo pues, con todo y que Atlanta llegó al ‘gran juego’ la temporada pasada, los Falcons no tienen seguro el título divisional. Sí son favoritos para llevarse su división pero por muy poco y sólo porque los otros tres equipos son una incógnita.

Julian Edelman haciendo la atrapada milagrosa durante el Super Bowl LI/ Getty Images

Los Halcones tienen una ofensiva de miedo. Matt Ryan tiene un cañón en el brazo. Julio Jones es uno de los mejores receptores de toda la NFL y Mohaemd Sanu complementa el ataque aéreo del equipo. Además DeVonta Freeman le da solidez por tierra al equipo que estrenará estadio este año.

Tras el fiasco que resultó el Super Bowl LI para los Atlanta Falcons era obvio que el equipo haría cambios a la defensiva. Richard Smith, entonces coordinador defensivo, dejó la institución en febrero pasado y Marquan Manuel fue promovido a dicho cargo. La campaña anterior los Falcons fueron la octava peor defensiva de la liga, permitieron 5,939 yardas y 25.4 puntos por partido.

Los de Dan Quinn lograron llegar hasta donde llegaron debido a su súper poderosa ofensiva; sin embargo ahora las cosas no pintan del todo bien para Atlanta pues los demás rivales divisionales podrían tener un nivel similar a los Halcones.

Getty Images

Los Tampa Bay Buccaneers por fin podrían dar ese salto de calidad. Jamies Winston cada vez se ve mejor y Mike Evans es un receptor estelar. Quizá para muchos no son un equipo que preocupe pero sin problemas podrían ser una de las sorpresas de la NFL.

Los últimos dos años los Bucs se han mantenido en la pelea por los Playoffs hasta las últimas semanas de la temporada regular. El equipo de la bahía tiene lo justo, ni más ni menos, por lo que una sola pieza que se les lesiones o les sea suspendida y esta temporada se les puede derrumbar.

Aún así el problema de los Bucaneros no pasa por la falta de talento o algo así, sino por la inconsistencia. La temporada pasada Tampa Bay tuvo partidos en los que no dejó hacer nada a las ofensivas rivales y otros como contra los Raiders en los que les permitió 500 yardas por aire a sus rivales.

Getty Images

Abajo de TB vienen los New Orleans Saints que por fin después de muchos pero muchos años no dependerán al 100% de Drew Brees. El equipo tendrá un duo de corredores confiables, aunque no sabemos en qué nivel estará realmente uno de ellos. Mientras Mark Ingram y Adrian Peterson estén sanos, los Saints son un equipo que puede competir con los Falcons en un tú a tú, el menos a la ofensiva.

El problema es que Brees sigue sin tener a quién lanzar, los receptores de New Orleans no son de primer nivel y eso complica la labor del quarterback aunque quizás Ted Gin Jr pueda convertirse en un objetivo confiable para el mariscal. Por si fuera poco, no tiene línea ofensiva y muchas veces tiene que improvisar porque la presión le cae muy rápido. Estos problemas descartarían a los Santos de la lucha por el título divisional, pero un equipo que tiene a Drew Brees no lo puedes dar por muerto.

Finalmente, el último equipo en esta división son los Carolina Panthers, una verdadera incógnita. Hace dos temporadas los de Cam Newton llegaron al Super Bowl, el pasador ganó el MVP y parecía que este año por lo menos llegarían a Playoffs pero estábamos equivocados.

Getty Images

En el mejor de los casos para los Panthers la campaña pasada Supercam bajó su nivel y en esta lo recuperará, en el peor Newton no bajó nada pero los rivales le agarraron el modo. Por tierra las cosas no lucen del todo bien, pues Jonathan Stewart en realidad es un FB habilitado de HB y eso no servirá para conseguir acarreos largos.

Sin embargo, los problemas en la ofensiva se pueden corregir encontrando un plan de juego adecuado, el asunto es a la defensiva. Hace dos años la defensa de los Panthers era imponente; en realidad costaba trabajo anotarle o generarle yardas a Carolina, pero de manera inexplicable la campaña pasada la defensa de las Panteras no terminó ni en el top 20.

Luke Kuechly sigue siendo uno de los mejores linebackers de la liga pero si los de Ron Rivera no mejoran, de nada servirán los esfuerzos del LB. Los Panthers son una verdadera incógnita, podrían volver a llegar al Super Bowl pero también pueden quedar fuera de la contienda por los playoffs en las primeras ocho semanas, por lo que en este caso sólo el tiempo dirá.

Por todo lo anterior es que los Atlanta Falcons aún son los favoritos para llevarse la NFC Sur pero por muy poquito. Los de Dan Quinn ahora buscarán la redención ganando su sector e intentado llegar de nuevo al Super Bowl y esta vez no perderlo; pero la verdad es que el Sur de la Nacional las cosas son menos predecibles que el clima en la Ciudad de Mexico.

Pleca Instagram Deportes

Comentarios