Así se ven las instalaciones en Río después de los Juegos Olímpicos

Ha pasado un año desde que se llevaron a cabo los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro. Varios de los lugares en los que compitieron los atletas son difíciles de reconocer, pero dichos cambios no son precisamente favorables; al parecer, todas las protestas que surgieron por la llegada del evento tenían razón, porque ahora hay muchos lugares que lucen como un escenario post-apocalíptico.

Así es, todos esos sitios han sido abandonados y poseen una apariencia bastante desagradable. Según lo que vimos en un video publicado por Tech Insider, las albercas no sólo están sucias, sino que el único rastro de líquido que queda en ellas está en charcas estancadas y llenas de bacterias. Lo mismo ocurre con la bahía de Guanabara, que no ha sido limpiada desde entonces y se encuentra en un estado lamentable.

Y las cosas no se quedan ahí, existe un parque público inmenso que fue construido durante los juegos pero ahora se tiene prohibida la entrada. Muchos estadios se encuentran deshabitados, sin servicio de limpieza y, como podrán imaginar, tampoco se registran eventos ahí. De hecho, el estadio de futbol de Maracaná ni siquiera tiene electricidad.

En cuanto a los edificios que conforman la Villa Olímpica de Río, se suponía que se convertirían en lujosos condominios. Sin embargo, desde hace tiempo la mayoría está descuidada y abandonada. Ya mejor ni mencionamos algo respecto a las medidas que deberían de tomarse para darles uso o algo por el estilo.

¿Qué más podemos decir? Las medallas no fueron lo único que se ha oxidado después de los Juegos en Río. Ahora mismo, poco se puede hacer para remediar los problemas económicos y sociales que se viven en esa parte de Brasil, porque lo ya mencionado es sólo una parte de todos focos rojos que necesitan gran atención.