EEUU ante la ONU advierte que Corea del Norte “está pidiendo una guerra”

Como para que no después la comunidad mundial diga algo cuando Estados Unidos le ponga sus cocos al gobierno norcoreano (o intente), la embajadora estadounidense ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Nikki Haley, nomás avisó que Kim Jong-un “está pidiendo guerra” y, aunque el gobierno gringo no quiere, tampoco es de palo…

“El uso abusivo de misiles y las amenazas nucleares de Kim Jong-un demuestran que pide la guerra, algo que Estados Unidos no quiere. No la queremos ahora –aclaró– pero la paciencia de nuestro país no es ilimitada”, advirtió la embajadora.

Ante la reiterada negativa de los norcoreanos a respetar resoluciones de la ONU en materia armamentista, Haley pidió que se impongan “medidas más fuertes”. De acuerdo con la diplomática, ya pasó el tiempo en que se daban medidas tibias, ahora lo que se debe es “adoptar las más fuertes posibles”, las cuales habremos de conocer el próximo lunes. Ese día se presentará una nueva resolución, la cual, espera, sea votada a favor (si es que para ese entonces todavía hay planeta).

Aunque desde ya, se deja ver que la jugada será “asfixiar económicamente” al país oriental. Durante una más de las reuniones de emergencia que se realizan en el Consejo de Seguridad de la ONU, Nikki Haley lamentó que todavía haya países que efectúan tratos comerciales con el gobierno de Kim Jong-un, pues al hacerlo “de algún modo colaboran con sus intenciones nucleares”.

Fue el pasado domingo cuando Corea del Norte hizo una prueba balística más, la cual, aunque no fue la de a de veras, provocó un terremoto de 6.3 grados en la escala de Richter, suficiente razón para que Trump, con su acostumbrada prudencia, advirtiera a Kim Jong-un que Estados Unidos tiene todo listo para efectuar una “respuesta militar masiva”.

Abogan por vía pacífica

Aunque para muchos la cosa está que arde, China y Rusia pidieron llevarse el asunto de forma tranquila y, en lugar de castigos económicos y amenazas nucleares, mejor recurrir al diálogo para resolver la crisis de manera pacífica: “China nunca permitirá que haya caos y guerra en la península, aseguró Liu Jieyi, representante del gigante asiático en la ONU.

Otra que ve todavía muy verdes a Trump y Kim es la presidente de Suiza, Doris Leuthard, quien, al ver que los dos pin$%es bebesotes nomás no saben otra cosa que hacer berrinches y amenazarse, se propuso como mediadora entre del conflicto: “Creo que realmente es tiempo para el diálogo. Estamos dispuestos a ofrecer nuestro papel de buenos servicios como mediador”. De acuerdo con La Jornada, Kim Jong-un pasó su juventud en Suiza, así que igual y la presidente puede apelar a la nostalgia para hacer que el mandatario norcoreano ya le dé el avión a Trump y que ahí muera el asunto.