Designación de #FiscalCarnal pone al borde del “impasse” a Cámara de Diputados

La disputa política para impedir/permitir que el procurador general de la República y dueño de Ferraris, Raúl Cervantes, tenga pase directo para hacerse del jugoso hueso (y brindador de impunidad a sus cuates) que es la titularidad de la Fiscalía General de la República, podría llevar a que en la Cámara de Diputados se dé una situación atípica: que no veamos roncar a sus horas a los legisladores. Lo que es lo mismo, que no haya sesiones y se “discutan” los temas que se tienen pendientes.

Legisladores Durmiendo

Lo anterior debido a que la “oposición” está condicionando la elección de la nueva Mesa Directiva de la Cámara a cambio de que el PRI desista de su intención de poner a Cervantes como #FiscalCarnal. Este hecho –según los mal pensados– daría a los priistas boleto para actos impunes por nueve años más, que es el tiempo que Cervantes se chutaría como titular de la nueva dependencia en caso de ser ungido. Ja… como si ahora no fueran impunes.

Bueno, el caso es que la situación en la Cámara de Diputados ha provocado que la anterior Mesa Directiva chambee horas extras, tal como lo contempla la Ley Orgánica, en donde se asienta que en caso de que no se llegue al acuerdo para la integración de la mentada mesa, la que esté al mando se siga de filo hasta que se llegue al consenso necesario. Ahora bien, la fecha límite para que eso ocurra es hoy, 5 de septiembre, después, la Cámara se considerara en impasse, ya que los astutos y nada prevenidos legisladores nunca imaginaron que se presentaría una situación como ésta y, entonces, no hay una salida legislativa en caso de que prevalezca el desacuerdo político.

¿Y qué si no chambea la Cámara? Pues no pasa de que los dipus no se vayan a aplastar en su curul a jugar buscaminas (o lo que sea que hagan en sus equipos) o a morbosear a las edecanes…

Eso creemos, pero especialistas consultados por Expansión explican que una primera consecuencia de que no se cuente con Mesa Directiva en la Cámara es que se frenaría la discusión de importantes temas legislativos. Uno de ellos, la presentación del Paquete Económico, la cual tiene marcada como fecha límite el ya muy próximo ocho de septiembre. Ahora, si con tiempecito hacen las cosas con las patas, imagínense a las prisas.

La última vez que se dio un caso similar fue en 1997 –año en que salió el ¿Y dónde jugarán las niñas?, que no tiene nada que ver con el asunto, pero ahorita me acordé– cuando la oposición se puso sus moños hasta que los priistas (en ese entonces también mayoría) aceptaran la designación de Porfirio Muñoz Ledo como presidente de la Cámara. Según recuerda La Jornada, el asunto llegó al límite y tuvo que intervenir el presidente de México, Ernesto Zedillo, para pedir que les dieran viada y, tal como sucedió, quedara don Porfirio en el cargo… hecho reconocido por el entonces vicecoordinador de los priistas, Ricardo Monreal. Lo que son las cosas.

Comentarios