Con recursos estatales, suegra de “El Bronco” arma candidatura para una alcaldía

Aunque su mamá todavía está bien “buenota”, la carta fuerte del gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, para las próximas elecciones parece que será doña María Teresa Martínez Galván, que no es otra que la mismísima suegra del mandatario.

De acuerdo con Proceso, Doña Tere, como se le conoce a la madre de la aventada esposa del mandatario, ya le hizo ojitos a la alcaldía del municipio de Santa Catarina y, como nomás no le alcanza con su carisma (ya no digamos propuestas ­políticas), se apoya en la Secretaría de Desarrollo Social y en el DIF para fortalecer y difundir su nada amable imagen.

Tras la difusión de esta información, El Bronco canceló una conferencia que ofrecería con motivo del Festival Internacional de Santa Lucía. Según el indomable gobernador, de último minuto “hubo un cambio de agenda”, por lo que la prensa se quedó con ganas de cuestionar sobre las ambiciones políticas de su suegra, financiadas por el erario.

Según denuncias de medios locales, la suegra de El Bronco se ha dedicado en las últimas fechas a la repartición de material escolar, apoyos como parte del programa Brigada DIFerente, organización de loterías o eventos en los que se reparten despensas. Cabe señalar que el DIF del Estado es presidido por la hija de Doña Tere, Adalina Dávalos.

Como se ve, la señora aprovecha cualquier “palanca” a su alcance: en algunos de los eventos en los que promociona su imagen, Doña Tere se ha hecho acompañar con el regidor independiente de Santa Catarina (alcaldía a la que aspira) y exesposo de Adalina, Alejandro Medrano. Obviamente, el apoyo del exesposo de la hija de Doña Tere no es de a gratis: Medrano busca la candidatura a una diputación local o, quién sabe, quizás Doña Tere se luce como suegra. La incursión en la política no es algo nuevo para la suegra del gobernador neoleonés: anteriormente ya fue regidora, cuando el municipio era administrado por alcaldes priistas.

No se especifica si la señora abanderaría a algún partido o se copiaría a su yerno, lanzándose de forma independiente.