¡Ya regresó la PÓLVORA!

Por: @pliegovilla

Pues mucha gente piensa que el béisbol es solo un juego en un jardín sin flores, con butacas de madera, largas entradas, jugadores extranjeros, uniformes como pijamas, y picos de fierro… vaya que están equivocados.

Para mí, las flores en un diamante son coloridas, hay espectáculo, jolgorio y harta fiesta que hasta los ojos de Pancha brillarían un chingo al ver las cábalas de cada jugador antes de pararse a la caja de bateo. Y qué bonita es la coreografía de los jugadores cuando hacen una jugada de doble play o, por ejemplo, ver cómo baila el outfield de Boston cuando ganan un juego. Esos sentimientos son tan bonitos que impulsan a querer ver más y amar al rey de los deportes.

Tuve el honor y placer de tirar la primera bola la semana pasada en Palacio Sultán (ahora se llama diferente pero me vale madre, pa’ mí sigue siendo mi casa y seguirá siendo El Palacio). Pues les cuento que se escuchó de pronto mi teléfono, yo traía un ‘terror’ en el baño bruto, con chorrillo cayeron muertos y varios heridos, pero la noche anterior… ¡qué sabrosa entraba la cerveza!

Bueno, pues contesté el llamado y era mi amigo Hilario Ballesteros que trabaja con Sultanes y me dice “Pliego vas a tirar la primera bola hoy y necesito que llegues a las 6pm al estadio“, yo pensé y dije en voz baja, “Yo te aconsejo que se te quite la intención porque traigo un chorro bruto” pero no, a huevo acepté y me puse blanco del nervio, hice popó dos veces mas y agarré camino al estadio hecho madre como mula sin arriero con la vida iluminada, sólo porque haría eso en el estadio del equipo de mi corazón y mi tierra bendita: Sultanes de Monterrey.

Llegué al estadio una hora más tarde de lo acordado gracias al tráfico tan ameno de mi ciudad, pero todo bien, me dieron la bola y veo que se arrima Pepe Maiz (dueño de los Sultanes y niño campeón en Williamsport 1957) y me dicen que se iba a poner en la caja de bateo para hacer un swing simbólico y dije: “chingadaputamadre, y si le doy un bolazo y le tumbo los dientes me vetan del estadio, mejor se la tiro de nenito y abajo de la loma”, así lo hice y lo ponché. Ahora siempre que regrese al estadio puedo decir que ponché al dueño de Sultanes y niño campeón en Williamsport. ¿Se acuerdan de aquellos niños que llenaron de orgullo a México al ganar el campeonato, y hasta película les hicieron?.

Luego vino la invitación de los Cubs de Chicago para también tirar la primer pichada en Wrigley Field (segundo estadio más viejo en grandes ligas y casa de los actuales campeones) pos qué les digo, me zurré pa’ dentro, se me salió el calcetín de tanto cagar y me terminé dos rollos de papel. A ese estadio ya había ido a narrar dos entradas en la radio latina de los cachorros junto a Omar Ramos, gran conocedor del deporte en Chicago. En ese juego pichó Jake Arrieta contra White Sox, pichó gran juego y la puso también en la calle. Esa tarde ganaron los Cubs.

Pero esta vez sería otra cosa por la que me pararía en la loma de ese tan valioso estadio: llegué un día antes a la bonita ciudad y pues salimos a cenar, destapé un bote de cerveza y valió madre, agarré redoba, pandero y caña y como si estuviera en los campos de beisbol ATM en Monterrey, un domingo después de jugar béisbol me entraron las cheves con madre, puse a los Cadetes y a los Alegres y qué más te voy a decir yo, y ya sabrán, al otro día me levanto medio cursiento otra vez y “qué raro” dirían mis amigos, no desayuné y traía un asquito de esos ricos de crudito, llegamos al estadio y me pasaron por las oficinas.

Al entrar, me dijo un oficial “so that was a nice party yesterday for sure?” y le dije nada más “Yes it was“. Me pasan al campo, había chingos de cámaras de fotos y televisión y nomas veía la pantallota con mi nombre en grandote, me dan la pelota y me dice el peladito que era mi turno, “¿quieres tirar de la lomita? y dije: “A huevo, ¿pos qué?“, me presentan, empiezo a caminar a la pinche loma y se me hizo bien lejotes, alcé la cara y vi las enrredareras del estadio y dije “Aquí estoy, en Wrigley Field“, me paré en la loma, lancé la pelota y fue strike… esa tarde ganaron los Cubs otra vez.

Le agradezco a Dios y a mi Virgen por darme estas bonitas oportunidades de conocer muchos estadios de béisbol en México y en la Unión Americana siempre que ando de gira con Kinky, por seguir rasgueando el de 4 y 5 cuerdas sin parar, siempre con el corazón pa’ mi gente chula, la que alegra las cantinas y los bares donde nos presentamos.

Pongámonos serios, bienvenidos a septiembre, ya en grandes ligas huele y apesta a playoffs. Este año grandes decepciones como Toronto, nomás se les fue Encarnación y valió madre, San Francisco y la gran idea de Bumgarner de subirse en moto y sufrir accidente pa’ dejar gran parte de la temporada a los Gigantes solos y ahora ¿dónde estan? Hundidos bajo el agua de la bahía y le puedo seguir con Phillies, ¿dónde esta ese gran equipo del 2009 al 2011? Ah, qué maldita suerte. (En 2009, 4 jugadores de los Phillies lograron 60 hits extrabase y más de 20 robos de base, en 2011 Cliff Lee hizo 238 ponches sin ningún wild pitch).

Yankees

¿Qué onda con la llegada del pinche grandote ese Aaron Judge? Llegó muy salsa pegando HR por todos lados pero ya se le está acabando el corrido porque ya le cortaron el chorro y ya lo estudiaron bien, ahora viene lo difícil para él, que es ajustarse. Y el catcher Gary Sanchez necesita otro guante más grande porque se le van las bolas machín y por esas cosas Boston está arriba de ellos.

Red Sox

Con Chris Sale, que para mí es candidato a Cy Young, está soplando la vela del barco muy bonito pa’ llegar a un título en la liga americana y chance hasta en World Series.

Indios

Se quedaron el año pasado sufriendo en lo último, pero este año con la gran rotación de picheo con su caballo Bauer y con peloteros de cuadro como Lindor, Santana y Ramírez son grandes favoritos también.

Astros

Otra vez Kleuber al frente y la llegada de Verlander en la rotación será de gran ayuda este mes, ya que están a un paso de estar en los Playoffs (aunque la verdad ya están).

Nacionales y Dodgers

Para mí, estos dos equipos traen las rotaciones de picheo mas cabronas en Grandes Ligas y la ofensiva muy armada del 1 al 9 en el lineup, recuerden que Strasburgh y Kershaw también le saben pegar bonito y en la nariz a la pelota.

Cachorros

Otra vez están en primer lugar en una temporada de altas y bajas, muchas lesiones en este equipo de los jugadores titulares. Su clave es tan sencilla y a la vez difícil: no lastimarse y no subirse a ninguna moto por favor, como molcas.

Le puedo seguir pero ya no les robo su bonito tiempo. Gracias y pendientes que La Pólvora ya regresó a tronar la tinta.

Soy Pliego Villarreal de Monterrey, Nuevo León, y me gusta un chingo el Béisbol.

Pliego – Kinky
Comentarios