Nuevo dirigente del PRI en Nuevo León comienza cargo con pelea a sillazos

Para que se vaya acostumbrando al cabildeo con representantes de otros partidos, los del PRI en Nuevo León recibieron a su nuevo líder estatal con una campal en la que, además de gritos, pantallas y demás muestra de amor institucional, la gente comenzó a agarrarse a sillazo limpio. De acuerdo con Proceso, el altercado dejó un saldo de ocho lesionados.

Por ahí de las 5 de la tarde, antes de que llegara el nuevo líder priista en Nuevo León, Pedro pablo Treviño, una fracción tricolor de la CTM se topó con sus archienemigos, los seguidores del alcalde de Escobedo, Abel Guerra, a quien los cetemistas le traen ganas desde hace tiempo, producto de una fina disputa por el pago de cuotas de los merados rodantes locales.

Al momento de los fregadazos, no se encontraba todavía el buen Pedro Pablo… y mucho menos el líder nacional del PRI, Enrique Ochoa, quien a pesar de haber sido anunciado como invitado de honor, terminó enviando en su representación a la secretaria general del partido, Claudia Ruiz Massieu. Entonces, la ex canciller fue la encargada de tomarle protesta a Treviño Villarreal, esto después de que la bronca tuvo lugar.

A pesar de que ya se habían calmado los ánimos, el lugar en el que se llevó a cabo la muy protocolaria ceremonia fue resguardada por policías municipales, estatales de la Fuerza Civil e, incluso, elementos de Ejército. Con tanta presencia de guardianes del orden y ya que el evento se desarrollaba en un hotel, al menos seis de los elegantes invitados fueron detenidos.

El nuevo líder estatal del PRI viene de haber renunciado como director de la Lotería Nacional y en sustitución de César Cavazos, quien no se quedó sin hueso y se quedó con un puesto en el CEN del PRI.

Notas relacionadas

Comentarios