La piratería y el éxito del PlayStation

Y en una de esas notas que nos recuerdan lo viejos que somos: pareciera haber sido ayer cuando el primer PlayStation fue lanzado en este lado del charco, un año después de su debut en Japón.

Nunca nos imaginamos que una consola nueva fuera capaz de desbancar a Nintendo, quienes se veían fuertes con su N64. Si bien es cierto que SEGA fue la primera en desarrollar una consola con lector de discos (bueno, desde el primer Nintendo ya había periféricos así), la máquina de Sony fue la que le dio al clavo, convirtiéndose en el siguiente paso evolutivo de los videojuegos.

Históricamente, el éxito del PlayStation se le puede atribuir a Nintendo, ya que tras la cancelación del proyecto entre ambas compañías (un lector de discos para el SNES), Sony tomó la idea y la llevó más allá de los 16bits, creando una revolución.

Sin embargo, en esos tiempos nuestra nación realmente no figuraba en el panorama del consumo de los videojuegos. Pero todo eso cambió con la llegada de la primera consola de Sony.

Todos aquellos que crecimos con ella, recordamos con cariño un montón de cosas. Como ir a los supermercados y buscar las revistas con los trucos para sacar todos los niveles, personajes y hasta para hacernos invencibles.

Ni en la escuela poníamos tanta atención, ya que con el precio de las revistas no nos quedaba de otra que memorizarnos los cientos de combinaciones diferentes, mismos que teníamos que poner de manera precisa en la pantalla de pausa o en el caso de los pro, en la pantalla de inicio.

Algunos eran bastánte fáciles, pero otros… dios santo, quien diría que para sacar a Goku Super Saiyajin 4 en Final Bout tendríamos que aprendernos tantas combinaciones

A esto se le unen cosas como cazar los sticker especiales para adornar nuestra consola, así como comprar los muchos diseños de controles genéricos que a veces, eran hasta mejor que los originales.

Y hablando de cosas que no son originales… es curioso como algo ilegal ayudó a impulsar tanto al mercado de los videojuegos en México. Desde la era del Nintendo existían cartuchos piratas, los cuales siempre nos los querían vender a precios de original, o en su defecto, eran de los que acabábamos cambiando en el tianguis de confianza.

Pero gracias a su tecnología de discos, el PlayStation permitió a los marchantes acceder a una mina de oro que todavía hace unos años, era parte integral del mercado de los videojuegos.

Nos referimos por supuesto, a la piratería.

Disco Pirata

Con el precio de los juegos entre los 800 o 600 pesos, no era factible que gran parte de la sociedad mexicana pudiera tener una consola, ya que era eso o comer.

Pero con la piratería, miles de niños conocieron títulos tan legendarios como Metal Gear Solid, Resident Evil, Final Fantasy VII y otras grandes joyas del mundo del gaming moderno.

Y cómo no iba a ser así, si con tan solo 25/30 pesos (50 en un principio, aunque esto era por la calidad del producto) podíamos comprar un juego… claro, más el costo del chipeo si habías comprado la consola en un super o tienda especializada.

Nunca antes se había visto a tanto escuincle en un puesto de mercado, comprando y cambiando juegos. Fue gracias a este indebido trueque que muchos juegos que hoy adoramos fueron conocidos por la mayoría.

Casi todos los RPG de la era llegaron a nuestras manos mediante la piratería. Juegos como Final Fantasy 7, 8 y 9, que venían en tres o cuatro discos (lo que obviamente aumentaba su precio, pero aun así no pasaban de los 100 pesos), así como los Suikoden, Vagrant History o Grandia.

Y por supuesto, no podía faltar lo más cercano a una maquinita con juegos como Marvel Vs. Capcom, Tekken 3, Mortal Kombat Trilogy y todos los King of Fighters del momento.

Incluso los juegos que solo habían salido en Japón, los cuales no entendíamos ni un poco de lo que trataban, pero de una u otra manera terminábamos.

Pero lo que realmente era curioso, es que muchas veces los discos piratas tenían un mejor arte, sí, arte sobre el disco, con serigrafías muy intrincadas que los hacían verse como originales, a veces hasta mejores.

Lamentablemente, con el tiempo la calidad fue bajando, siendo en la era del PlayStation 2 cuando los juegos eran quemados en discos y DVD ordinarios, a diferencia de las producciones en masa que además, eran importados en los inicios de la piratería de videojuegos.

En fin, entendemos la ilegalidad de consumir productos pirata y en el caso de los viedeojuegos, ésta ha disminuido enormidades gracias a los sistemas de rastreo y control modernos, ya que al detectar cualquier modificación en la consola al conectarla en línea, por lo general es bloqueada haciéndola prácticamente inservible.

En fin, vaya manera tan curiosa de recordar al primer PlayStation dirán algunos de ustedes, pero no se puede negar el impacto que la piratería tuvo en el éxito de esta consola, mismo que ayudó a establecer a la actual comunidad de jugadores en nuestro país.

Comentarios