La nueva serie de Star Trek basó a los Klingon en… ¿gente pro-Trump?

Con la inminente llegada de Star Trek: Discovery, Netflix y otros medios se han encargado de promocionar todo lo relacionado con la nueva arca, así como sus personajes y todo lo que está en camino. Sin embargo, uno de los detalles que han hecho cierto ruido en internet tiene que ver con un aspecto más profundo, ya que implica al mismo gobierno de los Estados Unidos.

Según lo que dijo el conductor del programa, Aaron Harberts, durante una entrevista con Entertainment Weekly, gran parte del proyecto fue desarrollado durante las elecciones presidenciales. Todo lo que sucedió por esas fechas tuvo gran impacto en las ideas que ayudarían a formar los 15 episodios que veremos a finales de septiembre.

La alegoría de todo esto es que realmente comenzamos a trabajar en el programa durante las elecciones”, dijo Harberts. “Los Klingon nos ayudarán a mirar ciertos lados de nosotros mismos y del país. El aislamiento es un gran tema. La pureza racial es un gran tema. Los Klingon no son el enemigo, pero tienen una perspectiva diferente de las cosas. Eso provoca muchas preguntas: ¿Deberíamos dejar que los extranjeros entren? ¿Realmente queremos cambiar? También existe esa pregunta sobre, ¿si alguien te extiende la mano, deberías tomarla? Algunas veces no queremos hacerlo. Ha sido muy interesante observar cómo los tiempos se han convertido más en un espejo de lo que pensamos que sería.

Los eventos de Star Trek: Discovery ocurrirán una década antes de lo que se vio en la serie original de 1996, comenzando con una guerra entre la Federación y los Klingon. Harberts también confirmó que la situación en la serie también cubrirá todo lo que está pasando con Corea del Norte y que eso tendrá gran impacto.

¿Quieren saber qué más les espera con el estreno de esta nueva saga? ¡No se desesperen! Llegará a Netflix el 24 de septiembre, así que no pierdan la paciencia.