La Promesa: Alexis Vega, un diablo ‘hecho en CU’

Por Daniel Montes de Oca | @montesdeoca11

Debutó en Primera División bajo el cobijo de José Saturnino Cardozo, quien con el mismo olfato implacable que tuvo en su época como delantero, lanzó a este joven a las canchas con la certeza de que estaba ante la presencia de una verdadera joya del futbol mexicano.

Se llama Alexis Vega y es originario de la Ciudad de México. De muy pequeño jugó en una escuelita de Cruz Azul, que era el equipo de sus amores, pero su formación como jugador se dio en la cantera de los Pumas, adonde llegó a los 9 años para escalar categorías hasta que en la Sub 15 le dijeron que ya no podía seguir en el club.

“Dejé de jugar como un año y medio, hasta que un ‘profe’ de mi barrio (en Cuauhtémoc) me invitó a hacer pruebas a Toluca, me vieron y me dijeron que me iba a quedar en la casa club y todo y fue cuando me decidí a jugar otra vez.

“No me importa lo que tenga que sacrificar, primero lo primero y ahorita debo consolidarme en el equipo”, dijo en una entrevista en 2016 cuando estuvo nominado al Balón de Oro como novato del año.

Su posición original era la de centro delantero, pero debido a su corta estatura (1.72 metros), a su velocidad y potencia, Cardozo lo puso a jugar por las bandas, y aunque a Vega no le gustaba, poco a poco se convenció de que podía convertirse en un futbolista más completo, pues además de anotar, aprendió a asistir.

Debutó el 27 de febrero de 2016 en un encuentro ante el Pachuca, a la par de tener actividad en las Copas Libertadores y MX, y no suma más de 30 partidos en el máximo circuito.

Cuando empezaba a ganar minutos y llamar la atención por su descaro en el mano a mano y capacidad frente al arco, en un partido ante Brasil con la Selección Mexicana Sub 20 se rompió el ligamento cruzado de la rodilla derecha, por lo que tuvo que ser operado y se perdió todo el Torneo Clausura 2017.

A sus 19 años, ‘Gru’, como lo apodan por su parecido con el personaje de la película ‘Mi Villano Favorito’, está listo para regresar a las canchas y retomar el nivel que lo llevó a ser considerado una gran promesa no solo de los Diablos Rojos, si no del balompié azteca.

Admirador de Lionel Messi y amante de reggeatón, este joven que alguna vez en la cantera se tomó una foto con Efraín ‘Chispa’ Velarde cuando apenas era un niño, y que durante su lesión ha apoyado al Toluca desde la tribuna tocando los tambores con la ‘Porra Popular’, se dice recuperado.

Alexis Vega es una promesa que hasta antes de su lesión daba pasos firmes para convertirse en una grata realidad. Ahora le toca reencontrar el rumbo y el terreno de juego ya lo espera.

Persigue tus sueños, Nunca sabes qué tan alto puedes llegar ⚽️

Una publicación compartida de Alexis Vega (@alexisvega.9) el

#YaRegreseBanda @TolucaFC pic.twitter.com/KLgxubMmrz