19S: A un año del sismo: El rescate de Frida Sofía, la “misteriosa” niña del Colegio Rébsamen

Muchas son las historias (varias de ellas desconocidas) que pueden contarse sobre lo sucedido después del sismo del 19 de septiembre de 2017. Todas llenas de solidaridad, amor, compañerismo y esperanza… bueno, no todas. Está el caso de “Frida Sofía”, un claro ejemplo de cómo una tragedia puede ser aprovechada por los medios.

Tras registrarse el sismo de la Ciudad de México uno de los casos que fue el foco de atención de los medios fue el  del Colegio Enrique Rébsamen. No fue para menos: en la escuela ubicada en Coapa, delegación Tlalpan, quedaron atrapados niños indefensos y de inmediato esto tocó el corazón de la gente que, sin pensarlo, se abalanzó para ofrecer ayuda e intentar rescatar sobrevivientes.

En el colegio Rébsamen las cosas se movieron con rapidez. En las primeras horas se rescataron a 11 personas, mientras 30 se reportaban desaparecidas. Más tarde, se difundió una extensa lista de niños que lograron ponerse a salvo durante el sismo de 7.1 y otros tantos que fueron trasladados a diferentes hospitales.

Para las 4 de la mañana del miércoles 20 las cifras se movieron negativamente: 21 niños y cuatro adultos muertos. Pese a la presencia de 500 militares y policías, las noticias seguían con su tónica desalentadora. Para las 10 de la mañana se hablaba de 35 muertos e incluso los especialistas señalaron que, por el estado de la estructura y las condiciones del rescate, ya no había posibilidad de encontrar personas con vida. La tristeza cayó sobre quienes se movieron para acudir al rescate de los niños y aquellos que desde sus televisores seguían el estremecedor caso seguido muy puntualmente por Televisa. Pero, de repente…

Alrededor de las 10 de la mañana, los rescatistas levantaron no un puño para pedir silencio, sino los dos, en señal de victoria. Los reporteros no tardaron en anunciar el rescate de una persona, muy posiblemente un niño y las cámaras se fijaron en los restos del colegio. “Un sensor térmico detectó señales de vida bajo las losas y el comportamiento de uno de los perros rescatistas que fue enviado entre los escombros para ubicar a la estudiante atrapada”, abre la esperanza de que todavía hay personas con vida, señaló la corresponsal de Noticieros Televisa.

Aunque mesuradamente, algunos dibujaron una sonrisa en su rostro y, de inmediato, no pocos siguieron atentos el rescate, ya sea por Twitter o  -para más “emoción”- en la transmisión de Las Estrellas. Pero los minutos pasaron, luego las horas y, aunque se mencionó que uno de los rescatistas había logrado establecer contacto con la niña – identificada como “Frida Sofía” – el rescate no se concretó.

Pasó la noche y llegó la madrugada. Las cámaras siguieron sin registrar la esperada salida de “Frida Sofía” de los escombros. Luego las profesoras del colegio dijeron que no había ninguna alumna llamada “Frida Sofía”. De hecho, todas las niñas de nombre “Sofía” ya estaban a salvo.

¿Entonces quién es la niña que estaba ahí dentro? El hombre que aseguró que la menor dio muestras de vida aclaró que no había entendido bien cuando la niña le dijo su nombre, así que “para efectos del comunicación”, decidió ponerle “Frida”… ya después (quién sabe cómo) salió el complemento: “Frida Sofía”, una niña que primero se dijo que tenía contacto con dos, luego con cinco niños. Aunque sin confirmarse si estos siguen con vida.

De los familiares de “Frida” y de los otros niños atrapados, ni sus luces. En redes y todos los medios se comenzó a pedir la presencia de los padres cuyos niños seguían bajo los escombros. Pero nadie ha acudido al llamado. Continuaron los trabajos de rescate y sólo se consiguió salvar el cuerpo sin vida de una profesora. En las redes sociales se difundió una entrevista con una persona que afirmó que la menor fue rescatada, pero Televisa se apresuró a decir que nadie les había ganado la exclusiva… digo, que era falso que “Frida Sofía” o cualquier otro niño hubiera sido rescatado.

 “Es una guerrera”, “dicen que ‘ya movió sus deditos’”, “puro invento de los medios”, “se comunicó por whatsapp”, “es ‘un angelito’ que guía a los socorristas”, fueron los diversos comentarios que se djeron sobre “Frida Sofía” en redes sociales. A final de cuentas, “Frida Sofía” fue el perfecto hilo de una historia que se nos contó (o nos contamos) para que no decayera el ánimo en ese difícil momento que se vivía en todo el país.

Luego de horas de trabajos de “rescate” y una cobertura maratónica – y dramática – de Televisa, para el día 21, el subsecretario de la Marina, Ángel Enrique Sarmiento, aseguró ya no había niños atrapados en las instalaciones del colegio Enrique Rébsamen. Sólo una quedaba bajo los escombros, pero se trataba de alguien del personal de intendencia.

“Queremos puntualizar que la versión que se sacó con el nombre de una niña. No tenemos conocimiento. Nosotros nunca tuvimos conocimiento de esa versión. Y, no creemos, estamos seguros, de que no fue una realidad, puesto que se corroboró”, indicó el almirante Sarmiento. En la transmisión de Foro TV pusieron el extracto de la entrevista en la cual el almirante José Luis Vergara Ibarra habla sobre una niña atrapada en la escuela Rébsamen, quien aseguró que la prioridad era rescatarla. Según Vergara Ibarra, los rescatistas habían tenido contacto con ella y hasta le habían enviado agua a través de una manguera. En un momento, el almirante José Luis Vergara dijo que estaban a centímetros de la niña atrapada debajo del edificio.

La noticia cayó como balde de agua fría sobre rescatista y público que siguió con esperanza la transmisión televisiva: nunca existió “Frida Sofía”. La Marina desmintió la narrativa. “Si lo inventaron, lo inventaron ellos”, afirmó Carlos Loret de Mola. “Se vale equivocarse”, dijo Denise Maerker. “Lo que no se vale es deslindarse”.

Televisa Marina Frida Sofia
Imagen: Especial

El almirante aseguró en entrevista con ambos conductores que la información que dio siempre le constó y que nunca ocultó ni tergiversó la verdad. Que esa fue la información que les dieron los rescatistas. Vergara indicó que a él le constaba que era una niña, aunque después le dieron otra información por la mañana y, entonces, hubo duda sobre la identidad de la persona atrapada. Después, la Marina manejó la versión de que había una persona viva entre los escombros, pero no fue así. Después de desmentir la existencia de “Frida Sofía”, del Rébsamen nadie más salió con vida de los escombros.

“Monchito”, el niño del temblor del 85

A los que les tocó vivir el sismo de hace 33 años no les ha sido difícil vincular el caso de “Frida Sofía” con el de Luis Ramón Monchito, un niño de ocho años que en 1985 quedó debajo de los escombros de una casa ubicada en Venustiano Carranza #148.

Aunque ya habían pasado varios días del desastre, un rescatista juró haber recibido “señales acústicas” de entre las ruinas que tenían atrapados tanto a Monchito como a su abuelo. “Las tareas de rescate de Monchito han puesto de manifiesto el desbarajuste, la desorganización y la desinformación que han reinado en México desde el día del terremoto”, señaló El País, en publicación del 7 de octubre de 1985, luego de que la historia del ahora conocido como “niño fantasma del terremoto” concluyera de manera triste: equipos de rescate italianos, israelíes y de la Marina mexicana dictaminaron que no había posibilidades de vida. Al menos no en los escombros de la casa de Monchito. Sin embargo, jóvenes de la sección 5 del Voluntariado Nacional creyeron detectar signos de vida “y durante una semana desencadenaron en México la esperanza de rescatar vivo al último superviviente atrapado bajo los escombros desde hacía ya 15 días”.

Monchito nunca dijo su nombre ni solicitó agua, como “Frida Sofía”. Los rescatistas creyeron que continuaba con vida debido a que gritaron entre los escombros “Si no puedes hablar, danos dos golpes’, y los dio. Se armó un revuelo. Después le pidieron: ‘Si eres un adulto, da un golpe. Si eres un niño, da dos golpes’, y dio dos golpes. A partir de ahí se empezó a trabajar para rescatarlo”.

Al final  y luego de que por la escena de rescate desfiló una santera, una cantante, bomberos argelinos, especialistas de Miami, el embajador de Estados Unidos y señora, dos hijos del presidente Miguel de la Madrid, un presunto hijo de Jorge Negrete, un ingeniero brasileño (con una poderosa sierra especial), y hasta Plácido Domingo, un ingeniero nombrado por la jefatura del DF, declaró que estaba prácticamente descartado que hubiera vida bajo los escombros. Esto pese a que el clamor popular pedía que no se retirarán los escombros sin localizar el cuerpo del niño. Lo sucedido con Monchito fue declarado por un psiquiatra como un “psicosis colectiva”.

Nosotros preferimos decir que este caso se parece al de Kathy Fiscus, una niña estadounidense que en 1949 cayó a un pozo y cuyo rescate (también seguido por la TV con tintes melodramáticos) sirvió como símbolo de unidad nacional… sí, ya después hicieron la parodia en Los Simpsons, pero así son los gringos (cof, y los mexicanos, cof… la noche en que se destapó la farsa de “Frida Sofía”, TV Azteca no perdió la oportunidad de hacer escarnio del papelón televiso y transmitió el capítulo de Timmy O’Toole, cof)

Comentarios