Reconstrucción costará 38 mmdp, habrá “reacomodos a la asignación de gasto”: EPN

Para que vayan haciendo cálculos aquellos que piensan que con donaciones y el gasto del Fonden se puede hacer frente al desastre dejado por los sismos del 7 y 19 de septiembre. Según las cuentas del ejecutivo nacional, Enrique Peña Nieto, la reconstrucción del país podría tener un costo de 38 mil millones de pesos. ¿Tanto? Pues sí.

Frente a gobernadores, miembros del gabinete presidencial y empresarios, EPN señaló que se necesitarán 13 mil 600 millones para cubrir las pérdidas de infraestructura escolar. Por otra parte, en lo referente al rubro de viviendas, sólo en Chiapas y Oaxaca, serán precisos 6 mil 500 millones, mientras que para Morelos, Estado de México, Puebla y la Ciudad de México, 10 mil millones. Además, para la atención del patrimonio cultural que resultó con afectaciones, se ocuparan- mínimo – 8 mil millones. Así, en suma, el costo de la reconstrucción sería un número cercano a los 40 mmdp.

Por lo anterior, el Ejecutivo auguró que es muy probable que cuando legisladores discutan el presupuesto del próximo año, se dé una reacomodación del gasto, para de esta manera reasignar recursos a “rubros y asignaturas que demandan mayores cantidades para la reconstrucción’’, pues lo disponible en el Fondo de Desastres (Fonden) ‘‘no es infinito’’, advirtió el mandatario.

Aunque según los números preliminares, se requerirán más de 20 mil millones de pesos para la reconstrucción de viviendas dañadas por el sismo, EPN dijo que la primera partida asignada para este problema es de sólo 2 mil millones, los cuales serán para que el Infonavit otorgue créditos preferenciales a damnificados. Pese a que esto sólo servirá para cubrir 10% del total (y eso, en caso de que sea bien aplicado), EPN dijo confiar en que en breve tiempo “nuevamente todo esté de pie, las partes afectadas estén reconstruidas. Si bien todavía estamos a meses de que se inicie el próximo año, yo espero que el Año Nuevo nos permita tener un México nuevo, ya reconstruido y en condiciones de normalidad’’.

Por otra parte, en un llamado que debía haberse desde cuándo, el presidente pidió a empresarios a coordinarse para que sus donaciones y las que haga la sociedad civil no se duplique. Ellos harían con gusto tal regulación de recursos, pero la idea – aclaró el presidente – es que el gobierno federal NO meta mano en recursos ofrecidos por el sector privado… pero sí ofrecer orientación. “El gobierno tiene identificado en dónde tiene capacidad propia, porque hay seguros sobre varios de los inmuebles afectados, particularmente en recintos que son patrimonio cultural y en escuelas”.

Por último, informó que los recursos para llevar a cabo la reconstrucción se irán racionando por medio de tarjetas o “monederos electrónicos”. Este sistema de autorreconstrucción implica que, luego de censos levantados para identificar a personas cuyas viviendas resultados colapsadas o presentan daños, se hará la entrega de tarjetas para la adquisición de materiales de construcción. Para que no salga tan caro, el presidente dijo esperar que las empresas que producen estos materiales, ofrezcan precios preferenciales. Por cierto, este esquema se prevé que será efectivo para todas las entidades afectadas… con excepción de la CDMX, en donde todavía no se ha ideado un esquema financiero acorde a la situación del mercado inmobiliario. “Habrá que idear un mecanismo distinto que no signifique modificar el respaldo o el nivel de apoyo que estemos dando al resto de las entidades’’, previó el mandatario.