Miedo, optimismo y ansiedad: ¿qué pensamos después del sismo?

Han pasado dos semanas del sismo que cimbró la parte centro y sur de la República Mexicana. La emergencia parece haber pasado, pero lo realmente complicado es lo que sigue. De acuerdo con Coordinación Nacional de Protección Civil, hasta este momento se han contabilizado 369 víctimas fatales a raíz del movimiento telúrico: 228 en la Ciudad de México; 74 en Morelos; 45 en Puebla; 15 en el Estado de México; seis en Guerrero y una en Oaxaca. Cifras de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) indican que más de 250 mil mexicanos perdieron sus viviendas a raíz de los virulentos movimientos telúricos del 7, 19 y 23 de septiembre. Estos datos ayudan a dimensionar la verdadera naturaleza de los desastres naturales que han cimbrado México en los últimos días. Hay sin embargo, otros efectos que difícilmente son cuantificables, pero que reptan por nuestro sistema nervioso desde el día que la tierra retumbó.

Lectura: ¿Cómo recuperarnos emocionalmente tras el sismo?

“El temblor dejó estragos, no sólo en los edificios y en las vidas de las personas que perdieron a un ser querido o se quedaron sin hogar, sino en cada uno de nosotros, tanto en nuestra condición de ciudadanos como en nuestra vida personal”, dice Mariana Pedroza, colaboradora de Sopitas.com, respecto a esa sensación de angustia que todavía sentimos varias personas. Estamos en un estado de alerta permanente. Sentimos movimientos que antes era imperceptibles. Cada alarma de auto o ringtone nos suena como la alerta sísmica. Con cada paso sentimos que el asfalto se mueve o que las paredes crujen. Cuando ocurren experiencias tan fuertes e imprevistas como una catástrofe de esta naturaleza, dice la Unicef, todos resultamos afectados de uno u otro modo. Es normal que el miedo, la inseguridad o la pena se queden por un tiempo dentro de nosotros.

Sismo en la Ciudad de México
Foto: Luis Arango

El sentimiento de miedo, de angustia y de malestar afecta a más de uno. De acuerdo con una encuesta realizada por la firma De las Heras Demotecnia, tres de cada diez mexicanos aún siente temor luego de haber experimentado los fuertes sismos de septiembre. El ejercicio reveló que 19% de los consultados dijeron sentirse deprimidos, mientras que 5% contestaron que se sentían orgullosos por la actuación de la sociedad civil ante la adversidad. Otro 5% dijo sentirse enojado, optimista y ansioso. Por otro lado, 21% de los entrevistados mencionaron sentirse en un estado de normalidad. La consultora indicó que la mayoría de los ciudadanos respondieron que a partir de los movimientos telúricos recientes se mantienen más enterados sobre qué hacer en un caso de emergencia.

¿Cambió algo en nosotros a raíz del sismo?

Resistir la rumorología de las redes sociales tras el sismo
Foto: Luis Arango

El estudio de De Las Heras Demotecnia también arrojó los siguientes datos:

1) 75% de los mexicanos creen que esta tragedia cambiará a la sociedad para bien, 6% de los consultados consideran que el cambio será para mal, 10% cree que no habrá ningún cambio significativo.

2) 82% de los encuestados opinan que la tragedia nos unirá más como sociedad; 14% de los consultados creen que eso no pasará.

3) Cinco de cada diez mexicanos se enteraron de lo ocurrido a través de la televisión. 28% lo hizo a través de redes sociales, 11% se informó por radio, y 3% lo hacía a través de periódicos.

4) La mayoría de los entrevistados (46%) respondieron que las redes sociales jugaron un papel clave en la organización después del sismo. No obstante, 22% consideraron que las redes sociales generaron confusión y pánico.

Las personas consultadas por la firma eligieron a la sociedad civil como el “héroe” en medio de la tragedia. La segunda opción con más votos fue “todos, en un trabajo de conjunto” (Topos, sociedad, bomberos, militares, marinos, binomios caninos, bomberos, rescatistas internacionales, etc).

Encuesta sobre el sismo
Demotecnia

A la hora de calificar el desempeño de diferentes actores sociales, la respuesta no fue sorprendente: el equipo de perros de rescate fue ubicada como la opción con más aprobación, seguida muy de cerca de los grupos de Topos, la sociedad civil, rescatistas internacionales y bomberos. Militares, marinos y policías federales también aprobaron. Los medios de comunicación se llevaron una de las calificaciones más bajas, aunque los que de plano sí reprobaron fueron el Gobierno Federal, los gobiernos locales y la Iglesia.

Encuesta sobre el sismo

Comentarios