Dishonored: 5 años de decisiones difíciles

Existiendo desde los años 80, el estudio que ahora concemos como Bethesda Softworks ha sido uno de los responsables en revolucionar el PC-Gaming. Por años, sus títulos sólo salían para las PC, dispositivos que hasta la fecha son los ideales para sacarle todo el jugo a sus franquicias.

The Elder Scrolls y Fallout son los títulos estrella del estudio y en muchas ocasiones se han ganado el título de “Juego del Año”. Y en fechas recientes, han demostrado no tenerle miedo al cambio y nos han traído nuevas franquicias.

Una de ellas tendrá un título nuevo este viernes 13 de octubre con el lanzamiento de The Evil Whitin 2, juego que trajo de vuelta a Shinji Mikami al mundo del Survival Horror.

Pero antes de este lanzamiento y del primer título en sí, Bethesda se llevó las palmas de todos los gamers y mostró que los juegos en primera persona van más allá de los disparos.

Siguiendo el mundo de las espadas y la magia de The Elder Scrolls, Bethesda le robó una página a Ubisoft y nos dio su versión de un asesino con Dishonored en 2012:

Siguiendo la historia de venganza de Corvo Attano, el juego te pone en un camino para limpiar tú nombre en un mundo inspirado en la estética londinense de finales del Siglo XVIII e inicios del Siglo XIX.

Con la diferencia de que en esta versión del mundo las máquinas al mero estilo steampunk invaden las calles, así como la magia birndada por “El Forastero”, ser cuyos poderes asemejan a un dios y que por milenios ha dado su fuerza a personas que encuentra de su interés.

Hablar de todo el trasfondo e historia ficticia del juego llevaría algo de tiempo, y revelaría momentos esenciales de su trama. Para eso mejor juegalo por ti mismo.

A pesar de que puedes lanzarte como el borras y utilizar todas tus armas y magias para acabar con Raymundo y todo mundo, Dishonored premia por mucho el sigilo, el cual forma parte esencial del armamento de Corvo. Además de poder usar las sombras a tu favor, los poderes del “Vacío” –dimensión alterna de donde proviene El Forastero– te permitirán detener el tiempo, tomar control de alimañas, teleportarte.

Pero uno de los aspectos más característicos de Dishonored, es el Sistema de Caos. Dependiendo de tus acciones, el mundo a tu alrededor cambiará. Si tomas la ruta de un asesino profesional (matando sólo a nuestros objetivos, atacando en las sombras sin hacer un espectáculo), el mundo permanecerá prácticamente igual. Pero si dejas que tu sed de sangre corra libre, la podredumbre y corrupción lo invadirá todo, convirtiendo al mundo en una pesadilla viviente. Todo esto también afectará el final del juego, ya que los personajes cambiarán la forma en que interactúan con Corvo si este se la pasa matando a diestra y siniestra.

Todo esto hace que Dishonored sea un juego muy complejo y hasta cierto punto, difícil. Si tú no tienes paciencia y te lanzas cual “Leroy Jenkins” a la batalla, no obtendrás el mejor final de todos.

Dejando a los gamers pidiendo más, Bethesda lanzaría dos DLC que expanden la historia y presentan a nuevos personajes. Cuatro años después, al fin llegaría una secuela:

Dishonored 2 es… lo mismo pero más bonito, o al menos así lo llamó la crítica. Argumentalmente sigue un camino casi idéntico que el primer juego, sólo que dándote control sobre Emily Drexel Lela Kaldwin, emperatriz que deberá recuperar su trono de la ursurpadora Delilah Copperspoon, quien se creía muerta después de los eventos del DLC The Brigmore Witches.

Nuevas armas, poderes y una mejora gráfica hacen de Dishonored 2 un juegazo para los recién llegados… salvo por su historia que está fuertemente ligada al primer juego.

Nuevamente, tus decisiones cambian el panorama de las cosas. Esta vez el juego se divide en dos campañas: la de Corvo, quien regresa como el guardián de Emily, y el camino de Emily por recuperar el trono.

Añadiendo cosas como la creación de Talismanes –modificadores que aumentan tus habilidades– el juego mantiene muchas de las mecánicas del original, dejándote crear a los personajes a tu antojo.

Sin embargo, el recién llegado a la serie puede verse abrumado, ya que además de todas las habilidades que uno puede ganar, la toma de decisiones y de como acercarse a las misiones, hacen que Dishonored 2 sea aún más complejo que el original.

Qué bueno que existe Death of the Outsider:

Lanzado en septiembre de 2017, Death of the Outsider es casi el mismo juego que Dishonored 2, fungiendo más como una expansión que un título nuevo… algo parecido a The Lost Legacy de Uncharted.

Esta vez tomarás control de Billie Lurk, capitana del navío “La Ballena Terrible” que aparece en Dishonored: The Knife of Dumwall y que es aliada de Daud, antagonista del primer juego quien mató a la madre de Emily. Después de varias traiciones, Billie tomará el camino del bien… o lo más parecido en este mundo, y ayudará a Corvo y Emily en Dishonored 2, donde se hace llamar Meagan Foster.

Bueno, para no hacerte bolas, tras decidir ir a rescatar a Daud, tomará la misión de matar a “El Forastero”, a quien consideran como el origen del caos en el mundo. Sin embargo, El Forastero tiene sus propios planes y acaba dándole su poder a Billie, sólo que a diferencia de los otros personajes, la mujer puede hacer uso indiscriminado de estos.

En los juegos anteriores se necesitaba de elixires para recuperar la magia, pero en Death of the Outsider se llenará con solo descansar un poco. Esto hace que puedas hacer gala de todo tu poder, teleportándonos a donde te plazca y robarle la cara a los NPC, entre otras cosas. Y viendo que el Sistema de Caos ha sido removido por completo, puedes hacer todo un matadero sin temer a repercusión alguna. Esto, sin embargo, le quita mucho del espíritu del original, haciendo que la postura moral se desvanezca.

Lo que sí es que este cambio te deja experimentar con todo lo que puedes hacer, siendo en cierta medida un inmenso tutorial para aprender las mecánicas de Dishonored, haciendo más accesible al juego. Al ser técnicamente una expansión, Death of the Outsider sólo cuenta con cinco misiones principales, aunque estas tiene múltiples objetivos por completar, así como varias submisiones que expanden el juego por horas.

Y con un precio de 20 dólares, Death of the Outsider es una buena manera de entrarle a la serie, claro, hablando de manera técnica y de su gameplay, porque a nivel historia pues… hace falta mucho contexto.

En fin, sin importar con cual juego inicies, tendrás una experiencia muy buena, algo que no debe de sorprenderte si tomas en cuenta el estudio que hace estos juegos.

Comentarios