Editors Choice

Autoridades abatieron a presunto asesino de la activista Miriam Rodríguez

Sin dar chance de saber por qué o quién lo mandó a asesinar a la activista Miriam Rodríguez, Juan Antonio “N”, El Alushe, fue abatido por policías ministeriales e investigadores de Tamaulipas, durante un enfrentamiento contra un grupo delictivo dedicado al secuestro y la extorsión. En la acción fueron capturados cuatro presuntos criminales, pero El Alushe, considerado uno de los objetivos relevantes para la justicia tamaulipeca, murió.

De acuerdo con El Universal, los elementos policiacos ubicaron al hoy occiso mientras realizaban u recorrido por el centro de la ciudad de San Fernando, con el objetivo de completar mandatos judiciales. Contra el criminal, identificado sólo como Juan Antonio “N”, pero que todo mundo sabe que era Juan Antonio Alvarado López – había una orden de aprehensión por su participación en el homicidio de la activista Miriam Rodríguez, ocurrido el pasado 10 de mayo.

“La Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas (PGJT) informa que, tras repeler una agresión en su contra, policías ministeriales e investigadores lograron la captura de cuatro integrantes de un grupo delictivo, probablemente dedicado al secuestro y extorsión”, detallaron las autoridades tamaulipecas. Además de la muerte de El Alushe, se reportó que Gustavo “N” resultó herido pero, aun así, fue puesto a disposición de la autoridad ministerial, junto con el resto de los detenidos, a quienes se les decomisaron dos armas cortas, una larga y una escopeta. Además, se retuvo un vehículo, cinco envoltorios y un paquete de una yerbita que parece orégano.

El Alushe era señalado como uno de los responsables materiales del asesinato de Miriam Elizabeth Rodríguez Martínez, mujer que, tras el secuestro de su hija, fundó un colectivo de búsqueda de personas desaparecidas. Ella misma ubicó y entregó a las autoridades a los responsables del crimen en contra de su hija… quienes lograron fugarse del penal de Ciudad Victoria, Tamaulipas. Pese al riesgo que corría la activista, las autoridades poco hicieron para evitar que el pasado 10 de mayo fuera ejecutada. Pese a los muchos requerimientos de protección que hizo a las autoridades locales. “No vamos a dejar que esto (la muerte de Rodríguez) quede impune. Estamos todos consternados después de lo que sucedió, pero vamos a seguir. Nos arriesgamos a lo que sea por nuestros desaparecidos”, señaló para BBC, Graciela Pérez compañera de causa de Rodríguez y parte del grupo Familias, Colectivos y Organizaciones Civiles Unidos por una Causa.

La muerte Miriam Rodríguez “confirma el incumplimiento de las autoridades para proveer seguridad y prevenir violaciones a los derechos humanos de quienes luchan por su defensa”, señaló en su momento la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), organismo que también en repetidas ocasiones solicitó medidas cautelares en favor de su familia y de los integrantes del colectivo que Rodríguez representaba.

Comentarios