“Diplomacia” de Trump con Norcorea terminará con “primera bomba”: Tillerson

Las amenazas de acabar con todo un país, las sanciones económicas, hacer que otros países expulsen a sus representantes… todo eso –según el gobierno de Donald Trump– es una estrategia diplomática, la cual se terminará en cuanto Kim Jong-un se decida a arrojar su primer ataque armado. Así lo advirtió el secretario de Estado de los gringos, Rex Tillerson, al afirmar que su país ha hecho todos los esfuerzos para tratar de resolver la crisis con Corea del Norte, mismos que “continuarán hasta que caiga la primera bomba”.

¿Y entonces cómo entender los constantes amagos de ataque que ha hecho Trump? En entrevista para la TV de su país, don Rex dijo algo así como que el presidente republicano no ha sido bien comprendido… pero más o menos es así como deben entenderse sus movimientos: “creo que él (Trump) quiere dejar en claro con Kim Jong Un –y con ese régimen en Corea del Norte– que tiene preparativos militares listos y que tiene esas opciones en la mesa. Hemos pasado mucho tiempo perfeccionando esos preparativos”, señaló el funcionario estadounidense. “Pero para ser más preciso, el presidente también me ha dejado en claro que quiere que esto se resuelva por la vía diplomática. No busca iniciar una guerra”, agregó.

Desde que Trump llegó a la Casa Blanca no ha pasado un solo mes sin que se dé un intercambio de mensajes entre mandatarios. Por el lado norcoreano ya no es novedad, ya que desde que Kim asumió como presidente de Corea del Norte, siempre ha hecho pruebas balísticas. Sin embargo, la respuesta estadounidense no había sido tan preocupante. Basta con recordar que recientemente el ministro del Exterior norcoreano, Ri Yong Ho, tomó un mensaje de Trump como una abierta declaratoria de guerra. “A la luz de la declaración de guerra de Trump, todas las opciones estarán en la mesa de operaciones del liderazgo supremo de la RPDC”, señaló Ri ante reporteros. Pero, según Tillerson, ¿cuál guerra? Pura diplomacia. “Si Estados Unidos es forzado a defenderse, no tendremos otra opción que destruir totalmente a Corea del Norte”, dijo hace unas semanas Trump en su épica intervención ante Naciones Unidas.

En fin, aunque parece que Tillerson quiere calmar las aguas, basta con que Trump agarré el celular para echar todo abajo. Recientemente (cuando el secretario de Estado andaba por Beijing haciendo labores pacificadoras) el mandatario comentó que sólo estaba “perdiendo el tiempo” tratando de negociar con Kim Jong Un, líder de una nación con armas nucleares. Tillerson debería “guardar su energía”, agregó el presidente.

Comentarios