Chavismo arrasa en elecciones; “acaten los resultados transparentes”, pide Maduro a oposición

Como les informamos ayer, en Venezuela se eligieron gobernadores y, bueno, ocurrió lo predecible: los candidatos chavistas, representantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), arrasaron por completo y se llevaron la victoria en 17 de las 23 provincias en disputa. Y, demostrándole a Mariano Rajoy lo que es escuchar al pueblo, el presidente Nicolás Maduro de inmediato salió a declarar: “Desde ya acepto los resultados de las elecciones”.

Sin embargo, nunca se le puede dar gusto a todo mundo. Antes de que se diera a conocer la apabullante victoria del gobierno de maduro, el jefe de campaña de la oposición, Gerardo Blyde, acusó que los resultados que daría a conocer la autoridad electoral eran muy distintos ellos tenían… por tanto, era un fraude más del régimen venezolano.

¿Fraude en Venezuela, cómo creen? Si hasta el nada represivo líder de la república bolivariana aceptó muy humildemente que su partido había sido derrotado en las provincias de Anzoátegui, Mérida, Táchira, Nueva Esparta y Zulia. Es decir, se conformaba con el 75% de las gobernaciones. “No vamos a pegar gritos donde perdimos”, dijo Maduro en un tono nada burlón, luego que la presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, diera a conocer los resultados preliminares de las elecciones. “No le pediremos a Donald Trump y a Luis Almagro (el secretario general de la Organización de Estados Americanos) que nos invadan”, agregó.

¿Pues qué si tan dispares fueron los resultados con los pronósticos de la oposición? Sólo un poquito… la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la coalición de partidos opositores al régimen, estaba convencida de haberse llevado la mayoría de las provincias en disputa. Sin embargo, perdieron en las provincias clave para la elección presidencial que –de celebrarse como lo marca la Constitución– se realizarán en diciembre de 2018. Incluso perdieron en Miranda, una región gobernada por el excandidato presidencial Henrique Capriles, y los Estados que creían ya en la bolsa: Carabobo y Lara. Al parecer, poco efecto tuvo la campaña basada en convencer al electorado de que si la oposición controlaba el mayor número de regiones en disputa, entonces se tendrían mayor certeza en las elecciones presidenciales.

Aunque en estos comicios participó una parte de la oposición, al igual que ocurrió en la Constituyente, un ala radical se negó a entrarle al juego, bajo el argumento de que el CNE no es un árbitro confiable y perdió credibilidad tras la celebración de las elecciones para designar a los integrantes de la Asamblea Nacional Constituyente. Y como pasó… con el conocimiento de resultados desfavorables, la MUD pide que se audite todo el proceso y desconoce la victoria del PSUV. “Tenemos serias dudas sobre los resultados que van a ser anunciados al país. Dado el comportamiento sospechoso, inhabitual, muy diferente a la información que manejamos, queremos advertir al país y a la comunidad internacional”, señaló Blyde.

De acuerdo con el CNE, en la elección hubo una participación de 61.14% del padrón electoral. La victoria del chavismo parece que no tiene vuelta atrás: los resultados fueron anunciados con 95.81% del conteo total. “Victoria tajante. El chavismo arrasó en las elecciones, 17 gubernaturas por el pecho. La oposición lleva cinco”, señaló Maduro en un mitin en Caracas, en donde envió un mensaje para la oposición: “por el amor de Dios, acaten los resultados transparentes”.

Comentarios